Adolescencia

¿Cuáles son las nuevas formas de consumir tabaco?

Publicado en

El consumo de tabaco entre los jóvenes representa una alarma y es fundamental reconocer que hacia este grupo de personas se dirigen distintas alternativas para consumirlo con formatos “más atractivos”, con el objetivo de sumar adeptos y disimular los riesgos que conlleva.

El tabaquismo representa una epidemia que, a nivel mundial, genera consecuencias nocivas en nuestra salud y se constituye como la primera causa de muerte evitable en el mundo. Actualmente, y de acuerdo con la 4ta. Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), el 22,2% de la población de Argentina fuma y año a año miles de personas mueren por enfermedades vinculadas con el tabaco.

Las nuevas modalidades

Las siguientes maneras de consumir tabaco que se presentan a continuación también son nocivas y deben evitarse.

1. Cigarrillo Electrónico

También es conocido como vaporizador, vapeador o por su nombre en inglés e-cigarette

Consta de un recipiente en forma de cigarrillo o similar, una batería interior para generar calor y una carga con una solución líquida. Al calentar esta se produce un vapor que vehiculiza diferentes sustancias para ser inhaladas (vapear).

Este tipo de producto es más accesible y agradable para los jóvenes ya que representa actualmente una novedad y la posibilidad de probar diversos sabores. Prima además la creencia de que es menos dañino que el cigarrillo tradicional, pero esto no es así.

¿De qué está compuesto la solución líquida?
  • Nicotina
  • Saborizantes
  • Otros productos químicos.

Al calentarse estos no solo generan aerosoles de nicotina sino otros productos químicos que resultan tóxicos o peligrosos para la salud (cancerígenos).

Qué dicen al respecto otras organizaciones

Al respecto la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, en concordancia con la Organización Mundial de la Salud (OMS), pone énfasis en los potenciales riesgos tóxicos e incluso cancerígenos de algunas sustancias detectadas en el vapor de este tipo de dispositivos. Además de que representa una nueva fuente de contaminación del aire y que incluso puede ser nocivo para los fumadores pasivos.

Por su parte, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) prohibió su utilización e indicó que “el cigarrillo electrónico no fue estudiado a fondo, así que no se conocen sus riesgos potenciales”. Por esto mismo sugiere que de manera preventiva no se utilice.

2. IQOS

Otra forma de denominarlo es “calentador de tabaco”. Este recurre a un método denominado “Heat Not Burn” (HNB) que consta de calentar en seco una preparación sólida de tabaco a una temperatura próxima a los 35°C. Esto no produce combustión sino que genera una degradación térmica del tabaco que no produce llama, lo que quiere decir que no arde. 

IQOS (I Quit Ordinary Smoking) significa por sus siglas en inglés “dejo el tabaco habitual”. De esta manera se lo presenta como un cambio en la forma de fumar, en la que ya no hay combustión, ni cenizas, ni humo y por supuesto menos olor. Sin embargo este dispositivo concentra una cantidad de nicotina similar a los cigarrillos convencionales, junto a muchas otras sustancias que también son tóxicas y tan aditivas como el tabaco. 

De esta manera, y de acuerdo a recientes estudios científicos, esta forma de consumir tabaco también es nociva para la salud de las personas.

3. Pipas de Agua

También es llamado como Narguile o Sisha.

Este instrumento permite el consumo de tabaco y hace algunos años se ha vuelto popular entre los jóvenes occidentales.

De acuerdo a lo que comenta la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, “existe la creencia de que el agua del depósito del cuerpo de la pipa actúa como ‘filtro protector’, pero numerosos estudios demuestran lo contrario”. 

Quien fume de una pipa de agua inhalará una gran concentración de monóxido de carbono, ya que se suma el humo procedente del tabaco con el del carbón que se utiliza para la combustión. Además, inhalará otros productos tóxicos que lo convierten en consumo muy peligroso.

De acuerdo a lo que manifiesta la OMS, “fumar en pipa de agua implica un consumo de tabaco mayor al que suele producirse cuando se fuma un cigarrillo, debido a que en una sesión el fumador de pipa de agua consume el equivalente a 100 cigarrillos, o más”. 

Además, cabe destacar que esta forma de consumir tabaco también representa un riesgo para la salud del fumador pasivo, ya que también se encuentra expuesto a altos niveles de compuestos tóxicos y productos químicos cancerígenos.

Por todo lo expuesto es importante estar conscientes de los riesgos que implican las nuevas formas de consumir tabaco y también conscientes de que es falsa (e igual de peligrosa) la creencia de que son modalidades inocuas y que no generan ningún daño.