Cuidados preventivos

Gripe

Publicado en

La gripe o influenza, es una infección viral de las vías respiratorias (nariz, garganta y pulmones), que se transmite fácilmente por el aire, en las gotitas de saliva y secreciones nasales que se expulsan al toser, al hablar o al estornudar.

¿Cuáles son los síntomas de la Gripe?

Los síntomas de la gripe generalmente pueden ser los siguientes:

  • Fiebre (no todas las personas con influenza tienen fiebre)
  • Escalofríos
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Cansancio

Entre las complicaciones más frecuentes se encuentran:

  • Neumonía
  • Bronquitis
  • Sinusitis
  • Empeoramiento de problemas médicos crónicos, como el asma y la diabetes

La prevención

Vacunación

Para evitar la gripe, la mejor y más eficaz opción es la vacunación. Es la medida de prevención más importante, especialmente en las personas que corren mayor riesgo de sufrir complicaciones de la gripe y en aquellas que viven con pacientes de alto riesgo o que cuidan de ellos.

Medidas de higiene

  • Lavarse las manos regularmente: El virus de la influenza sobrevive hasta 3 horas en las manos y 72 horas en superficies lisas que tocamos con las manos, manteniendo por ese tiempo su capacidad de contagiar. Utilizar agua y jabón, rompe el ciclo de transmisión del virus.
  • Cubrirse boca y nariz: Con un pañuelo desechable o con el ángulo interno del codo al toser o estornudar.
  • Evitar sitios de contagio: Una persona enferma es fuente de contagio. Al acudir lugares concurridos puede contagiar a otras personas.

Otras medidas para evitar el contagio son:

  • Limpiar las superficies de contacto (teléfonos, cubiertos, etc.).
  • Evitar el contacto (besos y abrazos) con personas que tengan gripe.
  • Evitar compartir vasos, cubiertos y otros objetos que hayan podido estar en contacto con saliva o secreciones.

¿Quienes deben vacunarse?

A. Grupo con riesgo aumentado de complicaciones

  • Residentes en geriátricos o instituciones de cuidados prolongados.
  • Embarazadas.
  • Puérperas dentro de los 6 meses posteriores al parto.
  • Niños de 6 a 24 meses.
  • Personas entre 25 meses a 64 años (inclusive) con las siguientes condiciones de riesgo:
    • Afecciones respiratorias crónicas.
    • Afecciones cardíacas crónicas.
    • Patología renal, hepática, hematológica y metabólica (Ej: diabetes crónica).
    • Inmunosupresión congénita o producida por enfermedad de base como: infección por VIH,
    • tratamiento quimioterápico o corticoides, por trasplante de células hematopoyéticas o trasplante de órgano sólido, cualquier otra causa que produzca déficit de inmunidad.
    • Trastornos neuromusculares que impidan el adecuado manejo de secreciones respiratorias.
    • Obesidad mórbida (> 40 IMC).
    • Niños y adolescentes en tratamiento crónico con AAS (ácido acetilsalicílico o aspirina).

B. Grupos que pueden transmitir influenza a personas de alto riesgo

  • Personal de la salud que preste cuidados a individuos de alto riesgo para las complicaciones de la gripe.
  • Empleados de hogares de ancianos o instituciones de atención prolongada.
  • Convivientes con personas de alto riesgo.

C. Otros grupos de vacunación

  • Viajeros de acuerdo a la época del año y al destino.
  • Cualquier persona que desee evitar padecer la gripe.

El virus causante de la gripe tiene una elevada capacidad de sufrir variaciones. Esto es lo que hace que la vacuna deba actualizarse cada nueva temporada y administrarse anualmente.