Cuidados preventivos

Fatiga visual en época de hiperconectividad

Publicado en

En la actualidad, la fatiga visual se ha vuelto una molestia muy común que se produce por un enfoque continuo y prolongado y que afecta aproximadamente a un 70% de la población.

¿Cuáles son sus síntomas?

  • Ojos doloridos o cansados. 
  • Lagrimeo.
  • Ardor.
  • Ojo seco y rojo.
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida de enfoque.
  • Mayor sensibilidad a la luz.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Visión borrosa o doble.
  • Sensación de no poder mantener los ojos abiertos.

¿Y sus causas?

  • Mirar las pantallas de los dispositivos digitales.
  • Leer sin hacer pausas.
  • Conducir largas distancia y otras actividades que impliquen mayor concentración.
  • Estar expuesto a una luz brillante.
  • Tener una patología de base.

SVI: el Síndrome Visual Informático

Debido al ritmo y estilo de vida actual, las personas superan con crecer el tiempo máximo diario recomendado de permanencia frente a una pantalla (3-4 horas):

  • Los menores de 30 años pasan 10 horas y media.
  • Los adultos 31 a 45 años, 9,3 horas.
  • Los adultos de 46 a 60 años, 8,3 horas.
  • Los adultos mayores desde 60 años, 3,8 horas.

Consejos para aliviar la fatiga ocular

  • Ajustar la iluminación: al mirar televisión, es posible que resulte más fácil mantener la habitación con una iluminación tenue.
  • Al leer materiales impresos o hacer un trabajo minucioso, intentar colocar la fuente de luz detrás y dirigirla hacia la página o tarea. Si se está leyendo en un escritorio, colocar una luz más oscura enfrente. La sombra evitará que la luz brille directamente en los ojos.
  • Tomar descansos: al realizar un trabajo minucioso, tomar descansos ocasionales y descansar los ojos mirando hacia otra dirección diferente de la pantalla digital.
  • Limitar el tiempo frente a la pantalla: esto es especialmente importante para los niños, que pueden no establecer una conexión entre la visión extendida, la fatiga visual y la necesidad de descansar los ojos con regularidad.
  • Usar lágrimas artificiales: las lágrimas artificiales de venta libre pueden ayudar a prevenir y aliviar los ojos secos. Utilizar incluso cuando los ojos se sientan bien para mantenerlos correctamente lubricados y evitar la recurrencia de los síntomas.
  • El médico puede sugerir qué gotas pueden ser mejores en cada caso.
    • Las gotas lubricantes que no contienen conservantes se pueden usar con la frecuencia necesaria.
    • Si las gotas que estás usando contienen conservantes, no usar más de cuatro veces al día.
    • Evitar las gotas para los ojos con un removedor de enrojecimiento, ya que se pueden empeorar los síntomas del ojo seco.
  • Mejorar la calidad del aire de tu espacio.
    • Algunos cambios que pueden ayudar a prevenir la sequedad en los ojos incluyen el uso de un humidificador, ajustar el termostato para reducir el soplo de aire y evitar el humo.
    • Si fumas, considerá dejar de fumar.
    • Mover la silla a un área diferente puede ayudar a reducir la cantidad de aire seco que reciben ojos y cara.
  • Elegir las gafas adecuadas para cada uno.
    • Quienes necesitan anteojos o lentes de contacto y trabajan con una computadora, deben considerar invertir en lentes o lentes de contacto diseñados específicamente para el trabajo con computadoras. Preguntar a optometrista sobre los recubrimientos de lentes y tintes que podrían ayudar.

Consejos para trabajar con la pantalla

  • Parpadear con frecuencia para refrescar los ojos: muchas personas parpadean menos de lo habitual cuando trabajan con una computadora, lo que puede contribuir a la sequedad ocular. Parpadear produce lágrimas que humedecen y refrescan los ojos. Trata de adoptar la costumbre de parpadear con más frecuencia cuando miras un monitor.
  • Descansar la vista: a lo largo del día, quita los ojos del monitor para descansar la vista. Prueba la regla 20-20-20: Cada 20 minutos, mirar objetos que estén a unos 6 metros de distancia durante al menos 20 segundos.
  • Controlar la iluminación y reducir el reflejo: la luz brillante y el reflejo excesivo pueden cansar los ojos y dificultar la visualización de objetos en el monitor. Por lo general, los peores problemas provienen de fuentes que están sobre o detrás de uno, incluida la iluminación fluorescente y la luz solar. 
  • Si se necesita luz para escribir o leer, utilizar una lámpara de escritorio ajustable. Cerrar las persianas o cortinas y evita colocar el monitor directamente frente a una ventana o una pared blanca. Colocar un recubrimiento antirreflejo sobre la pantalla.
  • Ajustar el monitor: colocar el monitor directamente enfrente, aproximadamente a un brazo de distancia, de manera tal que la parte superior de la pantalla esté al nivel de los ojos o justo por debajo. También es útil tener una silla que puedas regular.
  • Usar un atril para documentos: si se necesita consultar material impreso mientras trabajas en la computadora, colócalo en un atril para documentos. El objetivo es reducir el reajuste de los ojos y la frecuencia con la que se gira el cuello y la cabeza.
  • Ajustar la configuración de la pantalla: agrandar el tipo de letra para que resulte más fácil leer. Ajustar el contraste y el brillo a un nivel que resulte agradable.