Cuidados preventivos

La salud después de tener COVID-19

Publicado en

Con el tiempo y frente a nueva información científica, es posible hablar de una nueva condición en relación a la persistencia de síntomas o aparición de complicaciones luego de atravesar un cuadro agudo de COVID-19.

A medida que pasa el tiempo surge nueva información científica en relación a la persistencia de síntomas o aparición de complicaciones luego de atravesar por un episodio de Covid-19, incluso en pacientes que cursaron con síntomas leves sin requerir internación. Es así que aparece una nueva condición denominada COVID-19 postagudo o prolongado y COVID-19 crónico.

El doctor Hugo Palmieri, jefe de Medicina Familiar y Ambulatoria de Hospital Privado Universitario de Córdoba, explica que el COVID-19 postagudo o prolongado es una enfermedad que puede manifestarse en diferentes partes de nuestro organismo y que procede al cuadro agudo leve. “Se lo define como el cuadro que se extiende más allá de las tres semanas desde el inicio de los primeros síntomas y hasta 12 semanas. Después de este tiempo se lo denomina COVID-19 crónico”, agrega el profesional.

¿Qué tan común es este síndrome?

En el Reino Unido se estimó que el 10% de los pacientes permanecen sintomáticos por más de tres semanas. Este porcentaje es menor en otras personas con presentaciones iniciales más graves de la enfermedad. En Estados Unidos se informó que solo el 65% de los pacientes se recuperaba tras 14 a 21 días de una prueba de detección de SARS-CoV-2 positiva.

“En nuestro contexto, aunque no disponemos de datos objetivos, ya se observa en la consulta esta problemática tanto en los pacientes que sufrieron internaciones prolongadas como en los cuadros leves de atención ambulatoria”, señala Palmieri, especialista en medicina familiar.

 ¿Cuáles son los síntomas de COVID-19 postagudo?

El abanico de síntomas puede ser muy amplio y como se describió anteriormente, quienes padecieron COVID-19 agudo leve, pueden presentar de forma persistente síntomas como tos, febrícula y fatiga con recaídas y remisiones.

Otros síntomas persistentes reportados incluyen:

  • Disnea.
  • Dolor de pecho.
  • Cefalea.
  • Dificultades neurocognitivas, como alteraciones en la memoria.
  • Dolores y debilidad muscular.
  • Malestar gastrointestinal.
  • Erupciones cutáneas.
  • Alteraciones metabólicas.
  • Enfermedades tromboembólicas.
  • Depresión.
  • Y otras repercusiones en la esfera psicosocial.

¿Por qué algunas personas se ven afectadas?

Al respecto, el doctor Palmieri señala que actualmente la información no es muy clara en cuanto a los motivos que llevan a que la recuperación de algunas personas se prolongue. Podrían contribuir varios factores, como la persistencia del virus en la sangre por una respuesta de anticuerpos débil o ausente, la recaída o la reinfección, el desarrollo de reacciones inflamatorias y otras reacciones inmunes, el desacondicionamiento físico y factores emocionales, como el estrés postraumático.

¿Quiénes deberían prestar más atención en su recuperación?

La mayoría de las personas retorna a su estado de salud previo y actividades diarias sin problemas, pero existe un grupo de pacientes en donde este proceso puede ser más lento y sea necesario retomar con los controles médicos de forma precoz luego del alta médica por COVID-19 agudo.

En este grupo de pacientes podemos encontrar a:

  • Pacientes que padecieron internaciones en cuidados intensivos o sala común para valorar su estado funcional y optimizar un plan de acción integral multidisciplinario.
  • Quienes recibieron tratamiento ambulatorio pero sufrieron una enfermedad respiratoria significativa como neumonía.
  • Pacientes que padecieron de cuadros leves, pero no recuperaron su estado de bienestar basal (persistencia de síntomas) luego del alta médica.
  • Quienes padecieron cuadros leves, pero sufren de enfermedades crónicas preexistentes, adultos mayores que requieran soporte para recuperar su funcionalidad o jóvenes que realicen actividades físicas de alto rendimiento y noten una disminución de su capacidad.

¿Cómo se aborda?

Desde la experiencia de Hospital Privado ya observan que muchos pacientes se acercan en búsqueda de clarificar diferentes dudas sobre la persistencia de síntomas, la vuelta a actividades de ocio recreativas o deportivas de alto rendimiento, el tiempo que se demorará en alcanzar el estado de salud previo y sobre todas las cosas descartar la presencia de secuelas o complicaciones.

En este contexto en donde el espectro de síntomas puede ser muy amplio, surge la necesidad de un abordaje multidimensional, donde se pueda valorar tanto el estado de salud previo y posterior al COVID-19, controlar los síntomas, descartar complicaciones y establecer de forma conjunta un plan de acción a futuro para retomar el bienestar.

“Desde el servicio de Medicina Familiar y Ambulatoria brindamos la atención integral inicial apropiada para esta nueva problemática y cuando es necesario, realizamos una interconsulta precoz correctamente dirigida con el resto de las especialidades de forma rápida y segura. Consideramos muy importante el trabajo en equipo coordinado con otros servicios potencialmente implicados como por ejemplo Cardiología, Neumología, Neurología, Salud Mental, entre otros”, concluye Hugo Palmieri.