Embarazo

El cuerpo después del parto

Publicado en

Es constante el sentimiento de culpa de la mujer por mirarse a sí misma cuando es madre. Sin embargo, en muchos casos, el impacto en la autoestima que produce el cambio corporal, sufrido tras uno o varios embarazos, es notable.

¿Qué cambios sufre el cuerpo en el embarazo y luego de dar a luz?

Durante el embarazo

Durante esta etapa se producen cambios en:

  • El abdomen.
  • Las mamas.
  • Los depósitos de grasa corporal.

Con el transcurrir del embarazo la pared muscular abdominal se distiende y se debilita a expensas de la parte central, que es la débil. Sumado a esto, el aumento del volumen mamario y de los depósitos de grasa en el último trimestre se corresponde con la preparación del cuerpo para la lactancia que tendrá lugar luego del nacimiento.

En el puerperio

El útero y el abdomen

Después del parto, el útero comienza a recuperar su tamaño y el abdomen su forma. En algunas pacientes la línea media abdominal permanece más ancha y puede asociarse a separación entre los músculos rectos (diástasis), hernias en el ombligo o por encima del mismo. Esto determina:

  • Pérdida de la fuerza abdominal.
  • Abultamientos al sentarse (herniaciones).
  • Incluso hasta constipación.

La piel

Esta no recupera totalmente su tensión y puede verse flácida, con colgajos y estrías. Una vez que esto se produce no se recupera ni siquiera con ejercicio.

Las mamas

Al terminar la lactancia estas disminuyen su volumen y cambian de forma. Pocas veces recuperan la apariencia original, porque quedan más vacías y “caídas”. Esto se debe principalmente a la capacidad de elongación de la piel. De esta manera el polo superior de la mama (escote) tiende a quedar vacío y el volumen se distribuye en la parte baja de la mama. Además, la areola y el pezón pueden ubicarse en una posición más inferior a lo normal.

LA CIRUGÍA DESPUÉS DEL PARTO

De acuerdo con los diversos cambios en el cuerpo de una persona que transitó un embarazo, es posible mencionar 2 principales tratamientos quirúrgicos a los que se puede recurrir (dependiendo la necesidad de cada paciente y lo evaluado por los especialistas).

Abdominoplastia

  • Puede recurrirse a ella para intervenir la pared abdominal.
  • Consiste en la reparación muscular de la pared abdominal, con resección del exceso de piel sobrante.
  • A este procedimiento puede asociarse liposucción, en los casos en los que haya depósitos de grasa en zonas no deseadas.

Mastopexia

  • Este tratamiento quirúrgico implica el levantamiento mamario.
  • Permite recrear la forma y posición de las mamas.
  • Puede realizarse con los propios tejidos de la paciente (cuando la mama es grande) o con implantes (cuando el volumen propio es escaso). Su objetivo es devolver el volumen al escote, la areola y el pezón al centro, con una mama redondeada y bonita.