Adolescencia

COVID-19 Estrés y cómo sobrellevarlo

Publicado en

El brote de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) puede resultarles estresante a algunas personas. El temor y la ansiedad con respecto a una enfermedad pueden ser agobiantes y generar emociones fuertes tanto en adultos como en niños.


Los brotes pueden ser estresantes

Lidiar con el estrés permitirá que usted, las personas importantes de su vida y su comunidad se vean fortalecidos.

El estrés durante el brote de una enfermedad infecciosa puede incluir reacciones como

  • Temor y preocupación por su salud y la salud de sus seres queridos
  • Cambios en los patrones de sueño o alimentación
  • Dificultades para dormir o concentrarse
  • Agravamiento de problemas de salud crónicos
  • Agravamiento de problemas de salud mental
  • Mayor consumo de alcohol, tabaco u otras drogas

Cada uno reacciona de manera distinta a las situaciones de estrés

La forma en que responde al brote puede depender de sus antecedentes, de los aspectos que lo diferencian de otras personas y de la comunidad en la que vive.

Las personas que pueden tener una reacción más fuerte al estrés incluyen:

  • Adultos mayores y personas con enfermedades crónicas que corren mayor riesgo de enfermarse gravemente  a causa del COVID-19
  • Niños y adolescentes
  • Personas que están colaborando con la respuesta al COVID-19, como médicos, otros proveedores de atención médica y personal de respuesta a emergencias
  • Personas con enfermedades mentales, incluidas las personas con trastornos por abuso de sustancias

Formas de lidiar con el estrés

  • Tómese descansos y deje de mirar, leer o escuchar las noticias. Esto incluye redes sociales. Escuchar hablar de la pandemia reiteradamente puede afectarlo.
  • Cuide su cuerpo.
    • Haga respiraciones profundas, ejercicios de estiramiento o meditación
    • Trate de comer alimentos saludables y comidas bien balanceadas.
    • Haga ejercicio regular, duerma bien.
    • Evite consumir alcohol y drogas.
  • Hágase un tiempo para relajarse. Trate de hacer otras actividades que disfrute.
  • Comuníquese con otras personas. Hable con las personas en quienes confía sobre sus preocupaciones y cómo se está sintiendo.

Para padres y madres

Los niños y adolescentes reaccionan, en parte, a lo que observan en los adultos que los rodean. Cuando los padres y los cuidadores manejan el tema del COVID-19 con calma y seguridad, pueden dar el mejor apoyo a sus hijos. Los padres pueden llevar más tranquilidad a quienes los rodean, especialmente a los niños, si están mejor preparados.

Esté atento a cambios de comportamiento en su hijo

No todos los niños y adolescentes responden al estrés de la misma forma. Estos son algunos cambios de conducta a los que debería estar atento

  • Llanto o irritabilidad excesiva en niños más pequeños
  • Volver a comportamientos que ya habían superado (como no llegar al baño a tiempo o mojar la cama)
  • Preocupación o tristeza excesiva
  • Hábitos de alimentación o sueño poco saludables
  • Irritabilidad y «berrinches» en adolescentes
  • Bajo rendimiento académico o faltar a la escuela 
  • Problemas de atención y concentración
  • Abandono de actividades que antes disfrutaba
  • Dolores de cabeza o dolor corporal sin motivo
  • Consumo de alcohol, tabaco u otras sustancias

Formas de brindar apoyo a su hijo

  • Hable con su hijo pequeño o adolescente acerca del brote de COVID-19.
  • Responda sus preguntas y ofrézcales información cobre el COVID-19 que sea comprensible para su hijo pequeño o adolescente.
  • Transmita a su hijo o adolescente la seguridad de que está protegido. Dígale que está bien si se siente disgustado. Cuéntele cómo controla su estrés de modo que pueda aprender a manejar la situación a partir de su ejemplo.
  • Limite la exposición de su familia a la cobertura de noticias sobre el tema, incluidas las redes sociales. Los niños pueden malinterpretar lo que escuchan y pueden asustarse por algo que no entienden.
  • Intente mantener las rutinas. Si cierran las escuelas, elabore un cronograma para actividades de estudio y para actividades de descanso o entretenimiento.
  • Sea el modelo a seguir. Tómese descansos, duerma bien, ejercítese y coma bien. Mantenga una conexión con sus amigos y familiares.

Reacciones frecuentes al COVID-19

  • Preocupación acerca de cómo protegerse del virus porque corren mayor riesgo de enfermarse gravemente.
  • Preocupación por la posible interrupción de los servicios comunitarios y de atención médica a causa del cierre de establecimientos o la reducción de servicios y el cierre del transporte público.
  • Sentirse socialmente aislados, especialmente si viven solos o en un entorno comunitario que no admite visitas a causa del brote.
  • Culpa si sus seres queridos los ayudan con sus actividades de la vida cotidiana.
  • Mayores niveles de angustia si:
    • Tienen problemas de salud mental anteriores al brote, como depresión.
    • Viven en hogares de bajos recursos o tienen barreras idiomáticas
    • Sufren estigma a causa de su edad, raza o grupo étnico, discapacidad, o porque se los percibe como posibles agentes de propagación del COVID-19.

Brinde apoyo a sus seres queridos

Comuníquese con sus seres queridos con frecuencia. Los sistemas de comunicación virtual pueden ayudarle y ayudar a sus seres queridos a sentirse menos solos y aislados. Evalúe conectarse con sus seres queridos por:

  • Teléfono
  • Correo electrónico
  • Cartas o tarjetas que envía por correo
  • Mensajes de texto
  • Videoconferencia
  • Redes sociales

Ayude a sus seres queridos a mantenerse protegidos.

  • Sepa qué medicamentos toma su ser querido. Intente ayudarlo a contar con un suministro para 4 semanas de sus medicamentos recetados y de venta libre, y vea si puede ayudarlo a tener un extra a mano.
  • Monitoree otros suministros médicos (oxígeno, artículos para la incontinencia, diálisis, suministros para curar heridas) necesarios para crear un plan de respaldo.
  • Mantenga una reserva de alimentos no perecederos (comidas enlatadas, legumbres secas, pasta) para tener a mano en casa y no tener que salir de compras tan seguido.
  • Si cuida a un ser querido en un establecimiento de vida asistida, monitoree la situación y hable con los administradores del establecimiento o su personal por teléfono. Consulte con frecuencia acerca de la salud de los demás residentes y conozca el protocolo en caso de un brote.

Cuide su propia salud emocional. Cuidar a un ser querido tiene consecuencias emocionales, especialmente durante un brote como el del COVID-19.

Quédese en casa si se enferma. No visite a familiares o amigos que corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Use medios de comunicación virtual para mantenerse en contacto y brindar apoyo a sus seres queridos y protegerlos.