Niños

Salud Bucal en los niños

Publicado en

Cuidar la dentadura en la infancia, un beneficio para toda la vida Para una buena salud general, es necesario también contar con una óptima salud bucal. Los hábitos alimentarios saludables, […]

Cuidar la dentadura en la infancia, un beneficio para toda la vida

Para una buena salud general, es necesario también contar con una óptima salud bucal.
Los hábitos alimentarios saludables, la higiene dental y el control periódico son prácticas que los niños deben adquirir desde sus primeros años de vida, a través de la enseñanza y el ejemplo de los padres y familiares.

Primeros pasos del niño

En un primer momento, para los menores será fundamental lo que observen de los adultos: al verlos cuidar sus propios dientes los niños y niñas recibirán el mensaje de que la salud bucal es algo importante para su vida.

Además, a medida que crecen, una dieta balanceada es muy importante y necesaria para que desarrollen dientes fuertes y resistentes a las caries. La dieta debe incluir la gama completa de vitaminas y minerales, calcio, fósforo y los niveles apropiados de flúor.

Así como el flúor es la mejor protección contra las caries, los alimentos entre comidas de manera frecuente son el peor enemigo. Los azúcares y los almidones presentes en muchos alimentos (galletas dulces, frutos secos, jugos, gaseosas y papas fritas) se combinan con la placa en los dientes para crear ácidos, que atacan el esmalte dental y pueden formar caries.

¡El primer diente!

Alrededor de los 6 y 8 meses aparece el primer diente del niño, para que luego aproximadamente a los dos años y medio complete su primera dentición con los llamados “dientes de leche”.
En la etapa en la que comienzan a erupcionar los dientes, el bebé puede manifestar deseos de morder manos, mordillos, juguetes y todo lo que mantenga contacto con él. Además, presenta un babeo intenso y, en ocasiones, encías inflamadas, lo que produce el rechazo hacia alimentos sólidos y se debe adaptar su dieta.

Algunos consejos básicos previstos para estos casos son:

  • No utilizar chupetes con miel o dulces ya que generan la formación de caries muy agresivas.
  • El uso de la mamadera y del chupete en forma prolongada dificulta el buen desarrollo de la dentición del niño. Se recomienda su uso hasta los 2 años y medio y, a partir de esa edad, se debería tener la primera consulta con el odontopediatra para educación y enseñanza de cepillado, dieta y controles periódicos cada 6 meses.

A partir de los 6 años comienza la etapa de la dentición definitiva con la aparición de las piezas permanentes.

Forma correcta de cepillado

De 0 a 3 años

Como ocurre en esta etapa de la vida del bebé, el cepillado debe ser realizado por los padres hasta que pueda hacerlo solo. El objetivo es que los niños y niñas adquieran el hábito y acepten que un adulto cepille sus dientes.

Se debe usar un cepillo blando y ligeramente húmedo sin necesidad de usar pasta dental. Es importante iniciar el proceso de cepillado desde la aparición del primer diente. Debe realizarse todos los días, 4 veces por día, después de cada comida, sin cremas dentales. Solo se utilizarán pastas cuando el niño aprenda a salivar.

Mayor de 4 años

Pasos a seguir:

  1. Utilice una pequeña cantidad de pasta de dientes con cantidades adecuadas de flúor. Verifique que sus hijos no se traguen la crema dental.
  2. Con un cepillo dental suave, limpie primero la superficie interior de cada diente, que es donde más se acumula la placa.
  3. Los dientes deben cepillarse con movimientos horizontales de un lado hacia otro, tanto en su cara externa como interna.
  4. Cepille la superficie de masticación de cada diente, suavemente, de posterior a anterior.
  5. Utilice la punta del cepillo en forma vertical para limpiar la parte posterior de los dientes anteriores, tanto superiores como inferiores.

El cepillado debe durar 3 minutos

Consulta al odontólogo

¿Por qué visitarlo periódicamente?

  • Para evaluar la marcha de la dentición
  • Para que los niños adquieran confianza y pierdan miedo
  • Para prevenir caries

Las caries

  • Se presentan en uno de cada tres niños.
  • Deben ser tratadas cuando todavía son pequeñas, tanto de los dientes de leche como en los definitivos.
  • Principal causa: una dieta inadecuada y la presencia de bacterias por el abuso de alimentos azucarados, sobre todo cuando son consumidos por la noche, lo que genera en los dientes la llamada placa bacteriana.