Enfermedades A-Z

Lumbalgia – Dolor Lumbar

Publicado en

Lumbalgia, lumbago o dolor lumbar: es el termino el cual se usa para hablar de dolor en la región lumbar o baja de la espalda; dolor que puede ser de leve, moderado a intenso y hasta puede ser invalidante.

La lumbalgia el la principal causa de ausentismo laboral en el mundo. El 90 % a 95 % se curan con reposo adecuado y fisioterapia.

La columna vertebral y el sistema músculo vertebral  se encargan de mantener erguido el cuerpo y así dar  todos los movimientos de flexibilidad del mismo. Como cualquier  parte de nuestro organismo un sobre uso o mal uso del mismo le produce un trauma y eso repercute generando dolor e inflamación, y por tratarse de una zona donde nacen  corrientes nerviosas  a veces pueden ser invalidantes.

 Causas y Factores de Riesgo

La principal causa de dolor lumbar es una postura incorrecta del tronco y lumbares que llevan a una fatiga muscular paravertebral y a malos esfuerzo que desencadenan el comienzo del dolor y una contractura muscular adyacente. Esta es  la causa del 70 a 80% de lumbalgias.

Otra causa es el esfuerzo desmedido por levantar sobrepeso  que ejerce un trauma  directo sobre la columna generando dolor e impotencia funcional.

Las hernias de disco son  el 15 % de las lumbalgias, generalmente la hernia de disco siempre estuvo  pero produce síntomas tras un mal esfuerzo. Según el grado, tamaño  y dirección hacia donde se dirige la hernia es la sintomatología que va a causar.

Las causas menos frecuentes de lumbalgia, alrededor de un 3 %, son malformaciones anatómicas.

Como factores de riesgo se pueden mencionar  trabajos exigentes y de esfuerzos, obesidad, sedentarismo,  malformaciones anatómicas entre otras

Signos y Síntomas

Los síntomas son variados y van a diferir en la intensidad, desde leve hasta invalidantes.

Principalmente dolor localizado en region lumbar, el cual puede o no irradiarse  hacia los algún MMII muy raro la irradiación bilateral.

Los síntomas de irradiación puede ser hasta el muslo, ya sea cara anterior o posterior, llegar hasta la pantorrilla  o incluso hasta el pie y los dedos, este dolor se puede  relatar como una sensación de “quemazón”  o  “pinchazo” y estar acompañado de una perdida de sensibilidad al tacto de dichas  zonas. Un síntoma de alarma es la perdida de motricidad o debilidad muscular aumentada.

Síntomas neurológicos de importancia son relajación de esfínteres o pérdida total de fuerza o movilidad de los mmii.

 Diagnóstico

El diagnóstico de una lumbalgia es clínico junto con una anamnesis correcta interrogando bien antecedentes y formas de comienzo del dolor. Un correcto y extenso examen físico para determinar el nivel y grado de afección de la patología.

Como métodos complementarios para definir la causa, si la evolución y los síntomas así lo indican, descartando  que no sea un componente muscular ni postural; son una rx de columna para evaluar  malformaciones anatómicas.

La RMN es el gold estándar para definir una causa relacionas con componentes blandos de la columna ya sea ligamentario o referido a disco intervertebrales.

Existe una sobre indicación de RMN del 45 %, por un incorrecto examen físico, lo cual lleva a estudios normales y aumenta el costo de salud enormemente.

Tratamiento

El tratamiento de toda lumbalgia, sin tener síntomas neurológicos agudos y que lleven a un criterio de urgencia, es un reposo correcto y prolongado.  El reposo puede durar desde 15 días hasta un reposo de 3 meses.

El reposo no consiste en estar acostado sin hacer nada, sino en evitar esfuerzos, y movilizarse siempre en un rango de movimientos que no impliquen elevar los brazos o encorvar la columna.

Junto con el reposo se debe añadir un esquema analgésico, que puede incluir AINES, y derivados morfínicos.

Luego de un tiempo de 15 a 21 días, una vez pasado el periodo agudo, se debe incluir al reposo y analgésico sesiones de fisioterapia que se basen en reeducación postural, e ir disminuyendo los analgésicos.

Prevención

Formas de prevención de dolores lumbares es llevar una vida activa, no sedentaria,  utilizar fajas de sostén en trabajos que requieran grandes esfuerzo. Evitar sobrepeso.