¿Qué deportistas no padeció alguna vez un calambre muscular? 

Muchas personas que realizan ejercicios han sufrido este malestar en medio de un partido o después de un entrenamiento intenso.

Los Calambres Musculares Asociados al Ejercicio (EAMC) son contracciones involuntarias del músculo que se producen durante o inmediatamente después del ejercicio, los cuales pueden ser dolorosos y llevar al deportista a abandonar el juego, carrera o entrenamiento. Existen diferentes condiciones médicas pueden producir calambres; sin embargo, la mayoría de los deportistas que experimentan estos dolores no están afectados por estas condiciones.

Entonces… ¿Qué provoca los calambres cuando hacemos deporte?

Los calambres musculares pueden ser provocados por las siguientes condiciones:

  • Acumulación de desechos metabólicos que afectan la contracción muscular (sobre todo ácido láctico)
  • Agotamiento de electrolitos (pérdida de sodio, cloro, magnesio)
  • Deshidratación (Pérdida de volumen de fluidos)
  • Estrés asociado a condiciones ambientales extremas.

Es importante saber que el principal motivo de este dolor intenso es el aumento de pérdida de sodio por el sudor (“sudor salado”), que junto a la deshidratación generan un cambio en el “microclima” de los nervios que estimulan la contracción muscular. A esto se le suma la fatiga muscular para constituir la “triada” causante de los calambres.

Asimismo existe una explicación actual, que cuenta con mayor sustento científico y confirma que la causa básica del calambre es la fatiga neuromuscular. Esto se origina por el aumento de la excitación del sistema nervioso central,  debido a que la fatiga muscular altera el funcionamiento de los receptores musculares llevando a la contracción sostenida del músculo.

Existen mecanismos, relacionados al esfuerzo, que aumentan la fatiga muscular, como ser:

  • Ejercicios en condiciones medio ambientales calurosas y húmedas
  • Intensidad creciente del ejercicio
  • Mayor duración del ejercicio
  • Agotamiento de las reservas musculares de energía

Más causas que se suman a este malestar

  • Predisposición genética: tener un historial familiar positivo de calambres puede ser considerado un factor de riesgo para padecer esta patología
  • Lesiones musculares: pueden ser un estímulo para generar los calambres alterando el control neuromuscular. 

¿Cuáles son los músculos más frecuentemente comprometidos?

 El calambre puede afectar uno o más músculos a la vez y cualquier zona puede presentar estas contracciones. Los más comprometidos son los que se utilizan para la actividad deportiva que se está realizando:

  • Pantorrillas (Running, ciclismo, deportes intermitentes como futbol, hockey, handball)
  • Músculos anteriores y posteriores del muslo (Atletismo, ciclismo, deportes intermitentes)
  • Pies (Running, danza, ballet, gimnasia deportiva)
  • Manos y brazos (Golf, Voley, escalada, tenis)

¿Cómo tratar a los calambres?

No se ha demostrado que la suplementación con magnesio o la ingesta de sales, muy frecuentemente utilizadas por deportistas, evite que se produzcan los calambres.

La incorporación de carbohidratos y electrolitos, a través de alimentos, bebidas deportivas o suplementos específicos, antes y durante el ejercicio puede extender el tiempo de aparición de los calambres.

Si se produce el calambre durante la práctica deportiva, los atletas deben detener la actividad y estirar el múscul oafectado. Este es el tratamiento más efectivo para aliviar los calambres musculares agudos.

¿Cómo prevenir la aparición de calambres musculares?

La mejor manera de evitarlos es ajustar correctamente las cargas de entrenamiento (volumen e intensidad) y asegurar una correcta hidratación y nutrición antes, durante y posterior al ejercicio.

También se sugiere, antes de comenzar la actividad física, realizar ejercicios denominados de entrada en calor dinámica que consista en movimientos diseñados para preparar a los músculos activamente para el rendimiento.

Asimismo no se tiene que aumentar el ritmo o intensidad más allá de lo entrenado y se debería hacer una puesta a punto la semana previa a la competencia.

¿Cuándo debo realizar una consulta a un profesional de la salud?  

Es importante visitar a un especialista en el caso que los calambres musculares:

  • Reaparezcan a pesar de “ajustar” lo antes mencionado (hidratación, nutrición, entrenamiento)
  • Se repitan de manera frecuente
  • No desaparezcan con el simple estiramiento
  • Afecten el rendimiento deportivo

Importante recordar: cuando se presentan calambres musculares es necesario realizar el estiramiento pasivo del músculo afectado y consumir una bebida con fluidos o electrolitos que ayuden a aliviarlos rápidamente. “Debemos ajustar todas las variables para prevenir su aparición”