Un esguince es una lesión de la articulación que produce un estiramiento o desgarro de un ligamento, que es una banda de tejido resistente que conecta un hueso con otro. El ligamento lateral interno (LLI) se encuentra en la parte interna de la rodilla y el externo (LLE) en la lateral externa. Conecta el hueso del muslo (fémur) con el hueso de la pierna(tibia). Los esguinces pueden tener distintos grados, desde pequeños desgarros en unas pocas fibras de ligamento hasta un desgarro total de ligamentos completos. Cuando el desgarro es total, la articulación puede quedar muy suelta o inestable. Esta lesión ocurre en general cuando se recibe un golpe en la parte externa o interna de la rodilla o pierna y que “abre” la rodilla en el lado opuesto.Esto produce un estiramiento o un desgarro del LLI o del LLE. También puede ser causado por una torsión o giro brusco de la rodilla.

Los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Dolor en la parte interna o externa de la rodilla.
  • Rodilla hinchada y sensible.
  • Hematoma visible (moretón en la piel).
  • Ruido de algo que se rompe en el momento de la lesión.
  • Sensación de que la rodilla cede (inestabilidad).

Su médico le preguntará cómo se lesionó y le examinará la rodilla. Le moverá la rodilla con cuidado para ver si la articulación está estable y si el ligamento está estirado o desgarrado. Puede pedir que se saque una radiografía o una resonancia magnética (RNM) de la rodilla.

La duración de la recuperación depende de muchos factores, como su edad, estado de salud y si ha tenido una lesión de rodilla anteriormente. El tiempo de recuperación depende también de la severidad del esguince. Un esguince leve del ligamento lateral medial puede tardar unos pocos días en recuperarse, mientras que un esguince severo puede tardar 6 semanas o más. Es muy importante que fortalezca los músculos de la pierna después de una lesión.

El tratamiento consistirá en:

  • Colocar hielo sobre la rodilla por 20 ó 30 minutos, cada 3 ó 4 horas, durante 2 ó 3 días o hasta que el dolor desaparezca.
  • Elevar la rodilla colocando la pierna sobre una almohada (para reducir la inflamación).
  • Tomar medicamentos antiinflamatorios u otras drogas recetadas por su médico.
  • Colocarse un inmovilizador en la rodilla o rodillera larga para evitar el movimiento, logrando disminuir el dolor y ayudar a cicatrizar el ligamento.
  • Usar muletas hasta que pueda caminar sin dolor.
  • Hacer ejercicios de rehabilitación.

En general los LLI desgarrados no se reparan con cirugía, ya que tienen gran capacidad de cicatrizar correctamente. Por el contrario las lesiones del LLE son en general de tratamiento quirúrgico y se asocian frecuentemente a lesiones de otros ligamentos. En general, cuanto más tiempo tarde en iniciar su tratamiento después de tener síntomas, más tiempo tardará en sanarse. El objetivo de la rehabilitación es que pueda volver a realizar sus actividades normales lo más pronto posible. Si vuelve a sus actividades normales antes de tiempo, puede agravar su lesión. Respete las recomendaciones de su médico. Cada persona se recupera de su lesión a un ritmo diferente. Su vuelta al nivel de actividad que realizaba anteriormente dependerá de la recuperación de su rodilla y no de cuántos días o semanas han pasado desde que se produjo la lesión.

Podrá retornar sus actividades normales en forma segura cuando pueda hacer lo siguiente, en el orden en que aparece en la lista:

  • Puede estirar y doblar la rodilla lesionada por completo sin dolor.
  • Su rodilla y su pierna han vuelto a tener la resistencia normal comparado con la rodilla y pierna que no están lesionadas.
  • Su rodilla ya no está hinchada.
  • Puede caminar, agacharse y ponerse en cuclillas sin dolor.

Vuelva gradualmente al nivel de actividad que tenía antes. Si siente dolor, póngase en contacto con su médico y reduzca su actividad hasta que no sienta dolor. Pregúntele a su médico si le conviene usar una rodillera al practicar deportes. Desafortunadamente, la mayoría de las lesiones de los ligamentos laterales se producen en accidentes que no se pueden prevenir. Sin embargo, puede ayudar a prevenir estas lesiones fortaleciendo los músculos del muslo y estirando lentamente sus piernas antes y después de ejercitarse. Cuando esquíe, pídale a un profesional competente que ajuste correctamente las fijaciones para que suelten el esquí al caerse.

ARTICULOS SIMILARES