Todos estamos expuestos constantemente a caídas y tropiezos en nuestra vida diaria, pero existen personas que tienen mayor riesgo y son más vulnerables a sufrir estos acontecimientos: bebés y niños, mujeres embarazadas, adultos mayores y personas en situación de fragilidad por alguna enfermedad.

ADULTOS MAYORES

La edad es uno de los principales factores de riesgo de las caídas. Las razones por las que los ancianos sufren mayores lesiones se deben, en parte, a los trastornos físicos, sensoriales y cognitivos relacionados con el envejecimiento, así como a la falta de adaptación del entorno a sus necesidades.

 

MUJERES EMBARAZADAS

A lo largo de los nueve meses de gestación, la mamá tiene una mayor predisposición a caerse o sufrir algún tropiezo que puede afectar su salud y la del bebé.

Los mareos, la falta de equilibrio, la disminución de la agilidad y flexibilidad por el aumento de peso corporal, son factores que favorecen la pérdida de equilibrio y aumentan el peligro de caídas y accedentes.

La prevención de caídas en adultos mayores y en mujeres embarazadas busca reducir los factores de riesgos y fomentar medidas eficaces para disminuir el número de personas que las sufren, su frecuencia y su gravedad.

¿CÓMO EVITAR POSIBLES CAÍDAS EN MAYORES Y FUTURAS MAMÁS?  

Calzado seguro

  • Utilizar un calzado seguro que tenga suela antideslizante, taco bajo y que sujete todo el pie.

Paso seguro

  • No levantarse rápidamente de la cama. Primero sentarse en el borde por unos minutos antes de ponerse de pie.
  • Si es necesario utilizar elementos como bastones o andadores para movilizarse.
  • Evitar caminar sobre suelo mojado.

Un hogar seguro

  • Apartar objetos que puedan interferir el paso seguro en el domicilio, como mesas bajas, alfombras, cables.
  • Utilizar barreras de apoyo en baños, escaleras y otros lugares de difícil tránsito.
  • Iluminar adecuadamente los ambientes.
  • Colocar alfombras antideslizantes en bañeras y zonas que pueden mojarse.

ROLES Y RESPONSABILIDADES DE LOS CUIDADORES

Los acompañantes también tienen una gran responsabilidad en la prevención de caídas y lesiones. Según la OMS, el cuidador es la persona del entorno del enfermo que asume voluntariamente el papel de responsable, está dispuesto a tomar decisiones por el paciente y para el paciente, y a cubrir sus necesidades básicas de manera directa e indirecta.

Tareas del cuidador responsable

  • Obtener información completa sobre la situación del paciente.
  • Conocer como conducirse o que hacer frente a situaciones imprevistas.
  • Saber organizarse.
  • Solicitar ayuda a otras personas cuando lo necesite.
  • Informar las novedades del paciente, en relación a sus cuidados, a otras personas que realicen el acompañamiento.

Tares relacionadas a la prevención de caídas

  • Deambulación indicada por médico tratante y supervisado por el profesional que corresponda.
  • Calzado adecuado para la deambulación.
  • Luz nocturna encendida.
  • Acompañamiento permanente en el caso que sea necesario.
  • Motivar al paciente a cumplir con las recomendaciones brindadas.
  • Comunicar a otras personas las acciones de prevención.