Es hora de cuidar nuestra salud bucal

Buenos hábitos y chequeos regulares pueden prevenir algunas enfermedades bucales

Nuestra boca puede estar expuesta cada día a múltiples situaciones que pueden afectar nuestro bienestar y limitar los hábitos cotidianos como masticar, comer, beber y hasta sonreír o hablar.

¿A qué se denomina bruxismo?

El bruxismo es una parafunción que consiste en apretar o frotar los dientes en forma persistente e inconsciente. Muchas personas al dormir tienen el hábito involuntario de rechinar los dientes de manera continuada y excesiva, lo que puede traer problemas a la salud bucal. El bruxismo afecta cada vez más a la población debido al estrés y a la ansiedad, aunque muchos no saben que lo padecen.

¿Cuáles son las causas de esta patología?

Su principal causa está vinculada al estrés, que actúa como desencadenante y repercute en el plano de la odontología, ya que predispone la alteración de las estructuras y la función normal. Otros factores que contribuyen a la aparición son:

  • Malos hábitos del sueño (Por ejemplo: dormir con la radio, televisión o luces encendidas)
  • Malas posturas
  • Inadecuada alineación de los dientes  
  • Incapacidad para relajarse

¿Es una problemática sólo del sueño?

El bruxismo suele producirse durante el sueño, pero también puede suceder durante el día.

Bruxismo diurno

  • Es de apretamiento
  • Es silencioso e involuntario
  • Afecta al 20% de los adultos (mayor incidencia en hombres que en mujeres)
  • Está  asociado a hábitos orales, posturales y actividad laboral

Bruxismo nocturno

  • Es de apretamiento y frotación de los dientes
  • Es ruidoso e involuntario
  • Afecta a hombres y mujeres por igual
  • El reflejo de protección se encuentra disminuido

Recordar que…

Cuando masticamos se produce contacto dentario durante 4 a 10 minutos diarios, con fuerzas verticales de 10 a 15 Kg. En el bruxismo hay contacto dentario por aproximadamente 4 horas, fuerzas de 150 Kg, la dirección de las mismas es horizontal y existe alta probabilidad de producir algún trastorno dentario o articular.

¿Cómo saber si tengo bruxismo?

La mayoría de los pacientes no presentan signos evidentes, por lo que desconocen que bruxan. El diagnóstico suele hacerse durante la inspección de la cavidad bucal o porque alguna persona del entorno detecta que hace ruido con los dientes mientras duerme.

El paciente bruxómano ejerce demasiada presión sobre los dientes y otras estructuras tales como músculos, ligamentos y  hueso, esto mantenido en el tiempo puede traer aparejado trastornos en  la articulación temporomandibular.

Algunos de los síntomas más frecuentes son:

  • Ansiedad, estrés y tensión
  • Desgaste de la superficie de los dientes, movilidad o fractura de arreglos
  • Dolor dentario o gingival
  • Retracción de encías
  • Sensibilidad al frío, al calor o a los dulces

¿Qué podemos hacer frente a ella?

El tratamiento combina el servicio de diferentes áreas de la salud: psicólogos, odontólogos, fisioterapeutas, entre otras especialidades. El odontólogo por su parte confecciona un dispositivo interoclusal, conocido como “placa de relajación” que ayuda a:

  • Prevenir el desgaste de los dientes
  • Relajar los músculos
  • Disminuir el dolor
  • Reproducir una mordida (oclusión) equilibrada

La placa debe utilizarse principalmente mientras el paciente duerme y de día si aprieta los dientes durante sus actividades.

Recordar que … aunque las placas de relajación son muy utilizadas y ayudan a disminuir los síntomas, si se dejan de usar reaparecerá este problema.

Para cuidar la salud bucal es imprescindible conocer a tiempo estas problemáticas y mantener una correcta higiene, mediante el cepillado frecuente y el uso del hilo dental. Además, es necesario realizar una visita periódica a tu odontólogo para mantener una sonrisa saludable.