¿Sabías que lavarse las manos tiene el mismo efecto protector que una vacuna?

 La correcta higiene de manos es considerada una de las principales medidas para la prevención de infecciones. Está comprobado que el 80% de todas las enfermedades infecciosas se transmiten a través del tacto y hay virus que pueden sobrevivir hasta más de veinte minutos en la superficie de los objetos. Muchas veces solemos tocarnos la cara (ojos, nariz, boca) de manera reiterada, permitiendo así que los microorganismos ingresen a nuestro cuerpo. Con las manos sucias propagamos los gérmenes a las comidas y bebidas, infectando a su vez a otras personas que consuman dichos alimentos. Además, los transferimos a objetos como juguetes, control remoto, celular o toallas.

¿Por qué es importante lavarnos bien las manos?

  • Las manos son la principal fuente de transmisión de gérmenes
  • Las manos limpias son la principal arma de defensa contra estos gérmenes
  • La higiene de manos con agua y jabón puede prevenir diarreas, enfermedades respiratorias (resfrío, gripe, etc.), parásitos intestinales e infecciones en la piel y ojos
  • Es la forma de prevención más rápida, eficaz y económica contra las infecciones
  • Los gérmenes desarrollan mecanismos de defensa pero ninguno supera el lavado

Manos a la obra

Las acciones de higiene de manos tienen más eficacia cuando no hay cortes en la piel, las uñas son naturales, cortas, sin esmalte y las manos y antebrazos no tienen joyas y están al descubierto.

  • Hay que higienizarse las manos con agua y jabón cuando estén visiblemente sucias y  manchadas o cuando exista una fuerte sospecha de exposición a organismos
  • En momentos donde no se dispone de agua y jabón, frotarse las manos con alcohol en gel, ya que elimina la mayoría de los gérmenes
  • Para evitar la película que deja el alcohol en gel, por los componentes humectantes, se recomienda intercalar una higienización con agua y jabón, cada 5 lavados con alcohol en gel 

Además, no te olvides de:

  • Llevar siempre alcohol en gel en la cartera o mochila
  • Desinfectar los elementos de uso frecuente
  • Cambiar de manera periódica los trapos utilizados en la cocina

¡No olvides lavarte las manos! Es una acción que solo toma unos minutos al día y te protege contra todos los virus y gérmenes que se encuentran en el ambiente.

ARTICULOS SIMILARES