¿Cómo detectar la diferencia?

El otoño y el invierno son épocas del año en las que las personas están propensas a sufrir resfriados y gripe. Si bien estos dos procesos son infecciones y comparten ciertas características o síntomas, debe aclararse que estamos ante la presencia de enfermedades diferentes.

Es importante tener en cuenta que los lugares de gran hacinamiento tales como oficinas, escuelas, shoppings o medios de trasporte de público facilitan la rápida propagación del virus.

Pero entonces… ¿Cómo se diferencia una gripe de un resfrío?

Tanto el resfriado como la gripe se originan en infecciones en las vías respiratorias, nariz, senos nasales y garganta.

La gripe es una enfermedad respiratoria aguda causada por el virus “Influenza”. La puerta de entrada del virus es respiratoria y se contagia por medio de las gotitas procedentes de la tos y estornudos de las personas infectadas.

Su periodo de incubación es de aproximadamente 48 horas. La enfermedad aparece entre 48 y 72 horas después de haber sido infectado y los síntomas duran un promedio de 5 a 7 días.

Se debe destacar que la gripe es una enfermedad muy contagiosa que se transmite rápidamente.

El resfriado común, por su parte, es una infección vírica de las vías respiratorias altas. Existen más de 200 tipos de virus que pueden causar el resfriado.

¿Cómo distingo los síntomas de cada uno?

En la gripe los síntomas más comunes son: fiebre alta (hasta 40ºC) y escalofríos, dolor de cabeza, dolor de garganta, dolores musculares, tos seca, debilidad y cansancio. Otros síntomas menos frecuentes son ojos llorosos y dolorosos, congestión nasal y moqueo.
Estos síntomas pueden durar 7-14 días y permanecer hasta 3 semanas

Por otro lado, en el resfriado o catarro común los tres síntomas más frecuentes son goteo (rinorrea) y congestión nasal y estornudos. También puede aparecer irritación ocular, dolor de garganta y tos. En este caso, los síntomas pueden durar 3-10 días

¿Cuál es el tratamiento a seguir?

En la gripe se administran medicamentos que mejoran el estado general del paciente: antitérmicos que reducen la fiebre y en casos de tos seca persistente, un antitusígeno.

Otras medidas muy útiles son el reposo en cama, hidratación (más de dos litros de líquido al día), inhalaciones de vapor de agua caliente, baños tibios para bajar la fiebre, entre otras.

La utilización de un tratamiento antiviral específico para el virus de la gripe no es muy común y la eficacia es dudosa. Existen algunos fármacos antivíricos que únicamente se administran en casos específicos.

En el resfriado común el tratamiento es similar al de la gripe. El resfriado se resuelve solo y los fármacos (analgésicos) no aceleran su curación, únicamente mejoran los síntomas. Es importante hidratarse lo suficiente para facilitar la eliminación de secreciones nasales.

Es importante saber que los antibióticos no tienen ninguna utilidad y no están indicados en la gripe ni el resfriado.

¿Cuando se debe consultar al médico?

Generalmente la gripe tiene un curso benigno y no produce complicaciones excepto en determinados grupos de población de mayor riesgo, como los ancianos o los enfermos crónicos, entre otros. Los signos de alarma son:

  • Expectoración purulenta
  • Dolor torácico
  • Sensación de ahogo
  • Disminución del nivel de conciencia
  • Persistencia de la fiebre más de 5 días
  • Dolor de oídos importante
  • Empeoramiento de los síntomas

En cuanto al resfriado es conveniente consultar  en las siguientes situaciones:

  • No mejoría o empeoramiento de los síntomas al cabo de 5-7 días
  • Aparición de fiebre
  • Dolor torácico
  • Cualquier síntoma diferente a los habituales en el resfriado

Ante cualquier duda se debe consultar con el médico. 

¿Cómo prevenir la gripe?

  • Lavar las manos con frecuencia.
  • Usar pañuelos descartables para cubrirse la boca al toser o estornudar. Luego desecharlos.
  • Aplicarse la vacuna antigripal cada año.
  • Evitar tocarse los ojos, boca y nariz, ya que de este modo se propaga el virus presente en las manos.
  • Evadir el contacto con personas infectadas.
  • Si hay síntomas gripales, consultar con un médico. Tratar de no concurrir a lugares de hacinamiento de personas como el trabajo o la escuela.
  • Ventilar los ambientes para evitar la concentración y propagación del virus.

¿Cómo prevenir un resfriado?

  • Higiene: lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, evitando tocarse boca, ojos o nariz antes de hacerlo.
  • Tener cuidado si se comparte el teléfono o el teclado con varias personas y tener limpios estos dispositivos, o ventilar frecuentemente, especialmente si se va a pasar un periodo prolongado de tiempo compartiendo la misma estancia con otras personas.
  • Adiós al tabaco: la exposición al humo del tabaco irrita las mucosas de las vías respiratorias, haciéndolas más permeables a la penetración de virus y bacterias, por lo que hay que evitarlo siempre.
  • El buen descanso, una alimentación rica en vitaminas y minerales y una adecuada hidratación prepararán mejor al organismo para combatir el resfriado.