El Día Mundial del Riñón tiene como objetivo principal aumentar la conciencia sobre la importancia de nuestros riñones para nuestra salud en general y para reducir la frecuencia e impacto de la enfermedad renal y sus problemas asociados en todo el mundo. La mayoría de las enfermedades renales crónicas, si son detectadas en forma temprana, pueden ser tratadas reduciendo sus complicaciones, el número de muertes y discapacidad que ellas provocan. El día Mundial del Riñón 2016 se realiza bajo el lema “Actúa a tiempo para prevenirla”, lo que nos recuerda que debemos informar a los padres, cuidadores, pacientes jóvenes, responsables políticos y el público en general de la importancia de identificar y tratar las enfermedades renales.

¿Cómo funcionan los riñones?

Los riñones son dos órganos especializados para cumplir importantes funciones en el organismo como el de filtrar la sangre para eliminar sus desechos a través de la producción de orina, fabricar algunas hormonas para regular distintos procesos metabólicos, regular la presión sanguínea, y mantener el nivel adecuado de líquidos y electrolitos en el cuerpo. Como son órganos indispensables para la vida, cuando los riñones fallan, los desechos dañinos se acumulan en el cuerpo, la presión arterial puede elevarse y el cuerpo puede retener el exceso de líquido y no producir suficientes glóbulos rojos. Cuando esto ocurre, el paciente padece insuficiencia renal. De acuerdo a la magnitud del problema en algunos casos la falta de función renal requiere tratamiento para reemplazar la tarea de los riñones con diálisis.

¿Por qué fallan los riñones?

Los riñones pueden dejar de funcionar por múltiples causas y en la mayoría de los casos actúa más de una al mismo tiempo. Por su elevada frecuencia, la mayoría de los casos de insuficiencia renal son producidos por la diabetes y la hipertensión arterial. Otros factores como la edad avanzada, el uso de medicamentos tóxicos para los riñones, la enfermedad quística renal, los trastornos de la vía urinaria como la inflamación de próstata o las infecciones urinarias frecuentes o las glomerulonefritis, pueden causar la pérdida de la función renal en adultos. La insuficiencia renal también se puede producir en niños siendo las causas más frecuentes las nefritis, por reflujo vésico-ureteral, el síndrome urémico hemolítico o las malformaciones congénitas.

¿Cómo detectamos la falla renal?

Lamentablemente no existen síntomas específicos que nos alerten acerca de la pérdida de la función de los riñones. Si una persona padece o ha padecido alguna de las enfermedades nombradas como potenciales causas de IRC (Insuficiencia Renal Crónica), se debe someter a un chequeo médico. Entre los análisis específicos se encuentran el incremento de los niveles sanguíneos de urea y creatinina, la anemia, la pérdida de proteínas en orina, la hematuria (sangre en orina) y la aparición de niveles elevados de albúmina urinaria en diabéticos. Los estudios de imágenes también ayudan a su detección como el tamaño pequeño de los riñones o la dilatación de la vía urinaria en la ecografía renal. La tomografía computada, resonancia nuclear magnética o la cámara gamma, tiene diferentes indicaciones y ayudan al diagnóstico de la patología renal. En caso de dudas sobre su origen se impone realizar una biopsia renal la cual permite conocer la causa del trastorno con el estudio microscópico del tejido renal.

Las enfermedades renales son asesinos silenciosos que pueden afectar su calidad de vida. Existen, sin embargo, varias maneras de reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad.

  • Manténgase en forma y activo
  • Mantenga un control regular de su nivel de azúcar en la sangre
  • Monitoree su presión sanguínea
  • Coma saludablemente y mantenga un peso adecuado
  • Mantenga una sana ingesta de líquidos
  • No fume
  • No se auto-medique

Chequee su función renal si tiene uno o más de estos “factores de riesgo”:

  • diabetes
  • hipertensión
  • obesidad
  • uno de sus padres u otros miembros de la familia sufre de enfermedad renal
  • usted es de origen africano, asiático o aborigen

El Día Mundial del Riñón se enfoca en generar conciencia sobre este problema, mientras seguimos fortaleciendo la importancia de vivir más sanamente, lo que impacta considerablemente en reducir el riesgo de enfermedad renal y su progresión.

ARTICULOS SIMILARES