El 12 de marzo es el Día Mundial del Glaucoma, teniendo como propósito llamar la atención sobre este grupo de enfermedades oculares progresivas y la importancia de su detección temprana. Si bien la enfermedad es incurable, un 90% de la ceguera que provoca el glaucoma podría evitarse mediante la detección temprana y el tratamiento.

¿Qué es el glaucoma?

Es una enfermedad ocular crónica que produce una pérdida de visión progresiva e irreversible. La enfermedad puede afectar a uno o ambos ojos.

¿Cuál es la causa principal?

La causa más frecuente del daño en el nervio óptico es el aumento de la presión intraocular (PIO), de manera que los tratamientos van encaminados a reducir esta presión.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Los principales factores de riesgo son:

Hipertensión ocular: PIO > 21 mmHg.

  • Edad: > 40 años
  • Antecedentes familiares
  • Diabetes
  • Tratamiento crónico con corticoides

¿Cuáles son los síntomas?

Al principio, el glaucoma no tiene síntomas. Sin embargo, si no está tratado, algunas personas comienzan a notar que ya no ven como antes y otras refieren dolor ocular. Estas personas comienzan a perder lentamente su visión periférica, como si estuvieran viendo a través de un túnel. Con el tiempo, la visión central también puede disminuir hasta que se pierde por completo.

¿Cómo se detecta?

El glaucoma se detecta a través de un examen completo de los ojos que incluye:

  • Prueba de agudeza visual
  • Prueba del campo visual que mide su visión lateral (periférica)
  • Examen del fondo de ojo
  • Tonometría (para medir la presión del ojo)
  • Paquimetría (para medir la densidad de la córnea)
  • HRT (para evaluar las características del nervio óptico)

¿Se puede tratar?

Sí. El objetivo del tratamiento es reducir la presión para evitar que empeore el cuadro, es decir, que se produzca un daño mayor en el nervio óptico. El tratamiento más habitual del glaucoma son las gotas oculares. Es muy importante seguir las indicaciones de su médico y ponérselas TODOS LOS DÍAS.

Si no se trata, el glaucoma puede provocar ceguera total.

El tratamiento incluye medicamentos, cirugía láser (trabeculoplastia), cirugía convencional o una combinación de cualquiera de estos métodos.

¿Se puede curar?, ¿Se puede prevenir?

Si bien, el glaucoma no se cura, se detiene. Es muy importante el diagnóstico precoz y poder detectarlo en los primeros estadios de la enfermedad. La mejor forma de prevenir el glaucoma es realizando controles oftalmológicos completos periódicos a partir de los 40 años o antes si presentara algún factor de riesgo o antecedente familiar. Un examen ocular completo puede ayudar a detectar glaucoma oportunamente, cuando es más fácil de tratar. Hay que saber que existe y que es una enfermedad que, aunque no afecta a la salud vital, sí lo hace en la calidad de vida de las personas que lo padecen.

ARTICULOS SIMILARES