¿Por qué se deberían vacunar los adultos?

La vacunación es una de las intervenciones en salud que mayor impacto ha tenido en la reducción de la mortalidad y el crecimiento de la población en la historia de la humanidad.

Al igual que la población infantil, los adultos están expuestos a adquirir enfermedades infecciosas. Es por ello que en los últimos años se ha desarrollado e impulsado el concepto de vacunación de adulto.

Cada año miles de personas en Argentina sufren serios problemas de salud por enfermedades que podrían prevenirse a través de la colocación de vacunas. Algunas personas son hospitalizadas y otras mueren. Aunque una persona se haya vacunado de niño, la protección de varias vacunas se acaba con el tiempo y uno puede estar en riesgo de adquirir la enfermedad en el trabajo, viajes, según el estilo de vida o condiciones de salud.

¿Qué vacunas necesitan los adultos?

Todos los adultos deben recibir:

  • Influenza/gripal anualmente.
  • Td (cada 10 años luego de serie inicial)/Tdap (una vez de adulto) para proteger tétanos, difteria, tos perruna.

En base a sus condiciones de salud, edad, vacunas de chico, y otros factores usted puede necesitar:

  • Varicela
  • Hepatitis A
  • Hepatitis B
  • Virus del papiloma humano (HPV)
  • Triple Viral (sarampión, parotiditis y rubeola)
  • Meningococo
  • Neumococo
  • Zoster

¿Cómo se obtiene una vacuna?

Las vacunas se obtienen a partir de un procedimiento por el cual se inactiva o debilita el microorganismo que causa la enfermedad. Cuando la vacuna se administra a una persona hace que el cuerpo lo reconozca y produzca defensas contra la enfermedad. Si esta persona entra en contacto con el microorganismo para el cual fue vacunada, las defensas se encargarán de protegerlo para que no tenga la enfermedad o ésta sea leve.

¿Qué síntomas puedo tener después de vacunarme?

Al aplicarnos una vacuna inyectable ésta puede causar dolor, enrojecimiento e inflamación en el lugar de la aplicación. En general, estos efectos desaparecen espontáneamente. En un grupo pequeño de personas puede aparecer fiebre y decaimiento durante un par de días. Si surge alguna duda se debe consultar al profesional de la salud.

¿Qué puede pasar si no nos vacunamos?

En el caso de no vacunarnos, si tenemos contacto con el microorganismo causante de la infección podemos tener la enfermedad. Algunas de estas enfermedades pueden producir complicaciones importantes o incluso la muerte.

Además, es fundamental tomar conciencia de que no sólo podemos enfermarnos nosotros sino también contagiar a personas más vulnerables que no pueden recibir las vacunas, como por ejemplo a los bebés recién nacidos.

¿Para qué vacunarse?

  • Reforzar la inmunidad: algunas vacunas no otorgan defensas para toda la vida, requieren más dosis.
  • Proteger contra virus o cepas que cambian, como la antigripal anual.
  • Evitar adquirir enfermedades que no se tuvieron.
  • Prevenir infecciones que suelen afectar a grupos específicos.

Para recordar…. las vacunas en los adultos son

  • Un derecho
  • Una responsabilidad
  • Un modo de cuidar nuestra salud al prevenir diversas enfermedades
  • Una manera de proteger a quienes queremos, al evitar el contagio
  • Un compromiso con las personas con factores de riesgo: bebés, niños, embarazadas, ancianos o enfermos
  • Una obligación para los trabajadores de la salud, docentes, empleados de guarderías o geriátricos
  • Un requisito para mayores de 65 años, embarazadas, puérperas, trasplantados, pacientes con patologías crónicas (respiratorias, cardíacas, renales, hepáticas, metabólicas como diabetes), inmunocomprometidos, incluyendo VIH
  • Una necesidad para disfrutar de viajes más saludables y para no interrumpir las actividades diarias o el trabajo