La diabetes es una de las principales causas de muerte, a nivel mundial.

Existe un importante incremento del sobrepeso y obesidad en todo el mundo. Este incremento responde a inadecuados hábitos alimentarios y sedentarismo que afectan a todos los grupos etarios, incluso a la población pediátrica, mostrando un aumento marcado en las tasa de obesidad infantil.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina o no puede emplearla eficazmente. La insulina es una hormona producida en el páncreas que permite que la glucosa de los alimentos ingrese en las células del cuerpo, donde se convierte en la energía necesaria para que funcionen los músculos y los tejidos. Una persona con diabetes no puede utilizar adecuadamente la glucosa, y la misma sigue circulando en la sangre y genera hiperglucemia, lo cual daña con el tiempo los tejidos del cuerpo. Este daño puede conducir a una discapacidad y a complicaciones de salud que pueden llegar a ser mortales.

Hay tres tipos principales de diabetes:

  • Diabetes tipo 1
  • Diabetes tipo 2
  • Diabetes estacional

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 es causada por una reacción autoinmune, en la que el sistema de defensa del cuerpo ataca las células beta del páncreas que son las que producen la insulina. Como resultado, el cuerpo ya no puede producir la cantidad necesaria de esta hormona. Las personas con este tipo de diabetes necesitan colocarse insulina todos los días para controlar los niveles de glucosa en sangre. Sin insulina, una persona con diabetes tipo 1 muere.

La diabetes tipo 1 suele desarrollarse repentinamente y puede producir síntomas tales como:

  • Sed anormal y sequedad de boca
  • Orinar mucho
  • Falta de energía, cansancio extremo
  • Hambre constante
  • Pérdida repentina de peso
  • Infecciones recurrentes
  •  Visión borrosa

Las personas con diabetes tipo 1 pueden llevar una vida normal y saludable a través de una combinación de terapia de insulina diaria, controles de glucosa, una dieta saludable, ejercicio físico regular y supervisión médica constante.

Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2, es el tipo más frecuente. En ésta, el cuerpo puede producir insulina, pero en formainsuficiente o bien el cuerpo no puede responder a sus efectos, dando lugar a una acumulación de glucosa en sangre.

Muchas personas con diabetes tipo 2 no son conscientes de su enfermedad, ya que los síntomas pueden tardar años en aparecer o ser reconocidos, pero durante este tiempo el cuerpo está siendo dañado por el exceso de glucosa en sangre. Estas personas suelen ser diagnosticadas cuando las complicaciones de la diabetes ya se han desarrollado.

Entre los factores de riesgo, se incluyen:

  • Sobrepeso y Obesidad
  • Inadecuada alimentación
  • Sedentarismo
  • Edad avanzada
  • Antecedentes familiares de diabetes.
  • Diabetes Gestacional

A diferencia de las personas con diabetes tipo 1, la mayoría de las personas con diabetes tipo 2 no requieren, por lo general, dosis diarias de insulina para sobrevivir. Pueden controlar su enfermedad a través de una dieta equilibrada, una mayor actividad física y medicación oral.

Diabetes Gestacional

Las mujeres que presentan glucosa elevada en sangre durante el embarazo se dice que tienen diabetes gestacional. La diabetes gestacional tiende a ocurrir tarde en el embarazo, por lo general alrededor de la semana 24. La condición se produce debido a que la acción de la insulina es bloqueada, entre otras cosas, por las hormonas producidas por la placenta.

La diabetes gestacional habitualmente desaparece al finalizar el embarazo. Sin embargo, estas pacientes, tienen un mayor riesgo de desarrollarla nuevamente en embarazos posteriores y de padecer diabetes tipo 2 más adelante en la vida. Los bebés que nacen de madres con diabetes gestacional también tienen un mayor riesgo de obesidad y diabetes tipo 2 en la adolescencia o en la edad adulta temprana.

La piedra angular para tratar la diabetes gestacional es la terapia nutricional junto con un plan de actividad física acorde. Además, tienen que vigilar y controlar sus niveles de glucosa en sangre. Cuando a pesar del plan de alimentación y la actividad física, los controles de glucosa persisten elevados se requiere utilizar insulina hasta que nazca el bebé.

¿Se puede prevenir la Diabetes tipo 1?

La diabetes tipo 1 no se puede prevenir..

En la diabetes tipo 1, el sistema inmunológico de una persona ataca el páncreas y destruye las células encargadas de producir insulina. Nadie sabe con certeza por qué sucede esto, pero existen genes involucrados en el desarrollo de Diabetes tipo 1. Sin embargo, para padecer diabetes, no es suficiente haber heredado los genes. En la mayoría de los casos, suelen existir otros factores, para que una persona desarrolle diabetes tipo 1.

 

¿Se puede prevenir la Diabetes tipo 2?

La diabetes tipo 2, es posible prevenirla. El problema, por lo general, está relacionado con el sobrepeso. Una de las formas de prevenir la diabetes tipo 2 es tener un peso saludable.

Algunas medidas que pueden tomarse para prevenir la diabetes tipo 2 incluyen:

  • Alimentación saludable y equilibrada: una comida sana, baja en calorías, sodio y azúcares simples ayudará a mantener un peso estable y a disminuir tus niveles de glucosa.
  • Actividad física regular: la diabetes es más frecuente en personas sedentarias. El deporte ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre y a disminuir la grasa corporal.
  • Peso adecuado: Se estima que el 80% de las personas con diabetes padece sobrepeso, por eso es fundamental llevar un control constante y evitar la ganancia de peso.

Tener presente que la diabetes se asocia frecuentemente con otras enfermedades crónicas, como la hipertensión arterial y la dislipidemia (colesterol elevado). Para detectarlas a tiempo, debe realizarse controles periódicos.

¿Se puede prevenir la Diabetes Gestacional?

No se puede hablar de una prevención propiamente, sin embargo lo que se debe hacer es reducir los factores de riesgo que puedan desencadenarla y para ello es necesario tomar ciertas medidas desde antes de que se produzca la gestación y durante ésta:

  • Si el embarazo se ha producido después de los 35 años es importante someterse a los exámenes y chequeos médicos de rigor, pues la posibilidad de padecer diabetes gestacional se incrementa con la edad.
  • Poseer un peso saludable previo al embarazo y una ganancia de peso adecuada durante el mismo
  • Al menos que se presente alguna condición que lo impida, es necesario mantenerse activa durante el embarazo, llevando a cabo caminatas y ejercicio físico moderado.