El seguimiento con dermatoscopía digital representa la estrategia más confiable y eficiente en la detección precoz del melanoma sin incrementar el número de biopsias de lesiones benignas. La dermatoscopía es una técnica diagnóstica indolora y no invasiva que permite observar estructuras de la epidermis y de la dermis, mediante un sistema óptico de amplificación de la imagen y un sistema de iluminación, posibilitando el reconocimiento de estructuras y patrones no visibles a la exploración con ojo desnudo. La dermatoscopía incrementa la sensibilidad y especificidad en el diagnóstico clínico de melanoma pero también ha demostrado que mejora la precisión diagnóstica de otros tumores cutáneos como otras lesiones melanocíticas y de lesiones no melanocíticas, como queratosis seborreicas, carcinomas basocelulares y angiomas, entidades que se deben valorar en el diagnóstico diferencial del melanoma. Los equipos de dermatoscopía digital junto con los nuevos sistemas informáticos de diagnóstico permiten la obtención de mapas corporales, proporcionando la localización de todas sus lesiones melanocíticas, permitiendo también el registro de sus imágenes clínicas y dermatoscópicas.

Beneficios

  • Diagnóstico precoz de melanoma.
  • Disminuye considerablemente el número de extirpaciones de lesiones benignas.
  • Exploración de toda la superficie cutánea.
  • Permite evitar extirpaciones innecesarias en niños, ofreciendo la posibilidad de seguimiento de lesiones benignas.
  • Es una técnica indolora y no invasiva, que no utiliza radiación alguna ni representa ningún riesgo para el paciente.

 

ARTICULOS SIMILARES