Esta actividad resulta muy beneficiosa para mejorar la movilidad general del cuerpo y fortalecer el trabajo muscular.

La flexibilidad se puede definir como la capacidad de una articulación para moverse de forma fluida en toda su amplitud de movimiento.

Este componente de la aptitud física es altamente individual, específico de cada articulación y se ve afectado por múltiples factores:

  • Limitaciones estructurales o arquitectónicas de la articulación.
  • Propiedades mecánicas de los músculos y otros tejidos blandos de la articulación.
  • Procesos neuromusculares que controlan la tensión y la fuerza de los músculos.
  • El nivel de tensión muscular en el mismo u otros músculos y tejidos blandos.
  • El umbral de dolor de cada persona al aproximarse al final de la amplitud de movimiento.

Se identifican dos tipos de flexibilidad:

  • Flexibilidad activa: La cual es entendida como la amplitud de movimiento máxima en una articulación, que el deportista sea capaz de conseguir mediante contracción de los agonistas, y el consiguiente y paralelo estiramiento de los antagonistas.
  • Flexibilidad pasiva: La cual es entendida como la amplitud de movimiento máxima en una articulación, que el deportista sea capaz de conseguir bajo el influjo de fuerzas externas (compañero, aparatos), con la sola capacidad de estiramiento y de relajación de los antagonistas.

La flexibilidad pasiva siempre será mayor que la activa. Para los deportistas, la flexibilidad activa será la más importante y la pasiva estará en un segundo plano como protectora, proporcionando una reserva cuando una articulación es sometida a una tensión inesperada.

Existen diferencias en la relación entre la flexibilidad e indicadores del estado de salud. El envejecimiento está asociado con una declinación en el rango de movimiento de cada articulación, especialmente en las extremidades inferiores, que podrían degenerar en severas limitaciones funcionales. Con una mejora de la flexibilidad se conseguirá una reducción en la incidencia de lesiones y por otro lado un aumento en la capacidad de rendimiento durante la práctica deportiva. Por el contrario una flexibilidad reducida está asociada a una reducción de las habilidades funcionales, que en la tercera edad puede observarse en dificultades para acceder a medios de transporte públicos, descenso de la velocidad al caminar, dificultades para subir y bajar escaleras, etc.

Beneficios del estiramiento:

  • Aumenta la amplitud de movimiento útil.
  • Reduce la incidencia de lesiones.
  • Minimiza la gravedad de las lesiones.
  • Retrasa la aparición del cansancio muscular.
  • Previene y alivia la sensibilidad dolorosa de los músculos después del ejercicio.
  • Aumenta el nivel de destreza y eficacia musculares.
  • Prolonga la vida deportiva.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Disminuye la rigidez articular.
  • Mejora la postura.
  • Disminuye la tensión muscular.
  • Mejora la habilidad para la relajación.
  • Mejora la flexibilidad del cuerpo.

Los estiramientos cuentan con numerosos beneficios para los deportistas y para la salud de cualquier individuo, pero hay que tener en cuenta que los estiramientos inadecuados son perjudiciales para la integridad de las articulaciones y la salud en general. Por ejemplo los tendones y ligamentos sufren deformaciones o daños permanentes cuando se realizan estiramientos prolongados o excesivos que empeoran la estabilidad articular, y la aplicación de estiramientos balísticos por gente inexperta provoca sensibilidad dolorosa y rigidez muscular.

Recomendaciones generales para el entrenamiento de la flexibilidad:

  • Establecer una serie de ejercicios de estiramientos a realizar regularmente dirigidos a los principales grupos musculares, utilizando básicamente estiramientos estáticos.
  • Antes de realizar ejercicios de flexibilidad es necesario un calentamiento adecuado para así elevar la temperatura del cuerpo.
  • Realizar un mínimo de 2/3 sesiones por semana.
  • Estire la musculatura en dirección al máximo rango de movimiento.
  • Mantener cada ejercicio de estiramiento entre 15 y 30 segundos.
  • Realizar de 2 a 4 repeticiones para cada ejercicio de estiramiento.