La alimentación de los niños durante sus primeros años de vida es fundamental para un buen desarrollo físico y mental, por eso el menú escolar diario debe incluir los alimentos necesarios para garantizar la correcta nutrición y la salud de los chicos.

Una de las maneras de saber si estamos nutriendo bien a los niños, es conociendo si su peso y talla corresponden a su edad, por lo que se recomienda acudir a los médicos que controlan la salud de los más pequeños.

Es importante saber que no es suficiente con brindarles buenos alimentos para que se desarrollen de manera óptima y se logre una buena nutrición, sino también se debe verificar cómo, cuándo, dónde y quién le da de comer. Todos los padres deben incluir en la dieta de sus niños, calcio, hierro magnesio y vitaminas, ya que estos nutrientes ayudan en el buen desarrollo del pequeño.

Propiedades para un buen crecimiento

Calcio

Forma huesos y dientes fuertes, fomenta el buen funcionamiento del sistema nervioso y muscular, interviene en el proceso de coagulación de la sangre y ayuda al organismo a convertir la comida en energía. Cerca del 99 % del calcio se almacena en dientes y huesos. Como los huesos de los niños están creciendo todo el tiempo, necesitan una fuente constante de calcio para un crecimiento saludable.Algunos de los alimentos ricos en calcio incluyen:

  • yogur natural
  • yogur de fruta
  • queso ricota
  • leche
  • leche con chocolate
  • helado de yogur de vainilla
  • pan integral
  • queso mozzarella
  • espinaca

Ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales son grasas que el organismo no puede fabricar, por lo que debemos obtenerlos de la dieta. Ayudan a formar las células del organismo, regular el sistema nervioso, fortalecer el sistema cardiovascular, crear inmunidad y absorber nutrientes. Son vitales para el cerebro y la visión. Existen dos familias de ácidos grasos esenciales: los omega-6 (ácidos linolénicos) y omega-3 (ácidos alfa-linolénicos).

Las fuentes dietéticas de los ácidos grasos Omega-6, incluyen:

  • nueces
  • cereales
  • pan integral
  • aceites vegetales
  • huevos y aves
  • soja
  • palta

Las fuentes más ricas en Omega-3:

  • salmón
  • sardina
  • semillas de chía
  • lino
  • semillas de calabaza

Se recomienda buscar alimentos que hayan sido enriquecidos con omega-3, como la leche y el yogur, el jugo de naranja y los huevos.

Hierro

Es importante para la fabricación de hemoglobina, el pigmento de la sangre responsable de transportar oxígeno a las células, y la mioglobina, un pigmento que almacena oxígeno en los músculos. La falta de hierro causa anemia, lo cual puede resultar en fatiga, debilidad e irritabilidad.

El hierro está presente en una variedad de alimentos. Éstas son las mejores fuentes de este mineral:

  • cereal fortificado
  • avena fortificada
  • lentejas
  • carnes
  • garbanzos
  • espinaca
  • pan de trigo integral
  • pasas de uvas

Magnesio

El organismo usa este importante mineral para mantener fuertes los huesos y estabilizar el ritmo cardíaco. También apoya el buen funcionamiento del sistema inmunológico y ayuda a mantener las funciones muscular y nerviosa. Algunos otros alimentos ricos en magnesio son:

  • espinaca
  • avena instantánea fortificada
  • pan integral
  • yogur de leche descremada
  • arroz integral largo
  • pasas de uvas
  • palta
  • frutos secos
  • legumbres

Potasio

Junto con el sodio ayuda a controlar el equilibrio de fluidos en el organismo, los cuales permiten mantener una presión sanguínea normal. Asimismo, contribuye a mantener una buena función muscular y ritmo cardíaco y, en años futuros, podría reducir el riesgo de desarrollar piedras en los riñones o tener osteoporosis. De hecho, una dieta baja en potasio y alta en calcio parece ser uno de los factores que favorecen la hipertensión. Entre las mejores fuentes de potasio están:

  • papa asada
  • jugo de ciruelas
  • ciruelas secas
  • pasas de uvas
  • jugo de tomate
  • porotos blancos
  • jugo de naranja
  • calabaza
  • banana
  • espinaca
  • almendras
  • tomate
  • naranja
  • melón dulce
  • sandía

Vitamina A

Cumple un papel importante en el desarrollo de la visión y el crecimiento de los huesos, ayuda a proteger el organismo de infecciones y fomenta la salud y el crecimiento de las células y los tejidos del cuerpo, incluyendo cabello, uñas y piel. Estas son algunas de las fuentes:

  • jugo de zanahoria
  • batata
  • zanahoria
  • espinaca
  • calabaza
  • pimiento rojo
  • mango
  • brócoli
  • jugo de tomate
  • leche fortificada
  • duraznos enlatados
  • huevo revuelto
  • queso cheddar
  • pimiento verde
  • durazno fresco

Vitamina C

Ayuda a formar y reparar los glóbulos rojos de la sangre, los huesos y los tejidos; contribuye a mantener saludables las encías y fortalece los vasos sanguíneos, minimizando los hematomas (moretones); asiste en la cicatrización, fortalece el sistema inmunológico y mantiene las infecciones bajo control. También ayuda al organismo a absorber mejor el hierro de los alimentos. Algunas sugerencias son:

  • jugo de naranja
  • pimiento rojo
  • kiwi
  • naranja
  • brócoli
  • frutillas
  • mango
  • tomate
  • espinaca
  • papas
  • banana

Vitamina D

Ayuda al organismo a absorber minerales como el calcio y a construir dientes y huesos sanos. Es esencial para alcanzar el potencial máximo de crecimiento y desarrollo de masa ósea. También funciona como una hormona que refuerza la salud del sistema inmunológico, ayuda a producir insulina y a regular el crecimiento celular.

La vitamina D también es conocida como la “vitamina del sol”, ya que el cuerpo la fabrica cuando se expone la piel a los rayos solares. Buenas fuentes de vitamina D son:

  • salmón
  • yogur fortificado con vitamina D
  • atún enlatado, en aceite, escurrido
  • jugo de naranja fortificado
  • cereal fortificado
  • yema de huevo
  • margarina fortificada

Vitamina E

Limita la producción de radicales libres, los cuales pueden causar daño celular. Es importante para el sistema inmunológico, la reparación del ADN y otros procesos metabólicos.

Normalmente se suele considerar un aporte de vitamina a los aceites vegetales. Algunas dietas que emplean desayunos de cereales aportan una gran cantidad de vitamina E al cuerpo. Algunas de las mejores fuentes de esta vitamina son:

  • almendras tostadas
  • aceite de girasol
  • kiwi
  • aceite de maíz
  • espinacas congeladas cocinadas
  • brócoli congelado cocinado
  • aceite de soja
  • mango
  • avellanas
  • nueces
  • almendras
  • margarina
  • aceite de oliva
  • soja
  • germen de trigo
  • levadura de cerveza
  • yema de huevo

Zinc

Lo necesitan más de 70 enzimas que ayudan en el proceso de digestión y metabolismo de los alimentos, y es esencial para el crecimiento. Está presente en una gran variedad de alimentos, entre los que se destacan:

  • carne de vaca
  • carne asada a la parrilla
  • almendras tostadas
  • yogur de fruta semidescremado
  • queso ricota semidescremado
  • pata de pollo asada
  • garbanzos
  • lentejas
  • pechuga de pollo sin piel
  • queso mozzarella o cheddar
  • leche

La hora de comer debe ser un momento muy especial sobre todo si está conociendo nuevos alimentos, para ello los padres deben tener mucha paciencia y deben hacer de la alimentación un momento agradable.

 

ARTICULOS SIMILARES