Estos trastornos alimenticios alteran la relación de la persona con la comida y se caracterizan por la obsesión por perder peso. Mayoritariamente suelen darse en la adolescencia. Si bien pueden afectar tanto a mujeres como a varones, suelen manifestarse más en las mujeres jóvenes.

Las personas con bulimia suelen ingerir grandes cantidades de comida en tiempos muy cortos (atracón) y luego vomitan para eliminar el exceso. A esta conducta le siguen períodos de poca ingesta o períodos de ayuno hasta que vuelven a realizar otro atracón. En la anorexia, se limita exageradamente la ingesta de alimentos al punto de poner en riesgo la vida.

Algunos de los síntomas que pueden evidenciarse

  • Obsesión y descontento permanente por la propia imagen.
  • Rechazo a la comida o dieta muy estricta.
  • Actividad física excesiva.
  • Necesidad de comer rápidamente, exageradamente o a escondidas.
  • Bajo peso.
  • Uñas y cabello frágil y fino; piel seca y amarillenta.
  • Tono muscular débil y cansancio permanente.
  • Falta de menstruación.

Ante estos signos de alerta, es importante consultar a profesionales de salud para recibir orientación adecuada y tratar este tipo de problemas.

 

ARTICULOS SIMILARES