Muchos la usan en la oficina, otros en su casa, y hay quienes no se despegan ni un minuto del monitor. Sin embargo, la utilización excesiva de la computadora puede producir dolores o lesiones.

Las malas posturas fuerzan las articulaciones en forma constante, provocando importantes desórdenes traumáticos como dolor de espalda, cuello, contracturas o tendinitis. Por este motivo, es muy importante que tanto en el hogar, como en el trabajo y en la escuela, adultos y niños aprendan buenas posturas: sentarse correctamente, usar adecuadamente el teclado, realizar con frecuencia pausas en las tareas, permite desarrollar hábitos de trabajo saludables y seguros.

 

Distintas posturas, distintos problemas

Las distintas lesiones y dolores evidencian malas posturas que pueden corregirse poniendo atención a la manera en que nos ubicamos frente a la computadora.

*Base del cuello muy inclinada. Puede producirse porque el monitor o los documentos con los que se trabaja están muy bajos. Soluciónelo utilizando un porta documentos o un elemento para elevar el monitor.

*Espalda encorvada o cuello tensionado. Controle el nivel de la silla, ya que éste puede estar muy alto. Recuerde que los pies deben estar totalmente en contacto con el piso.

*El cuello rota hacia los lados y existe cansancio, tensión o dolor. En estos casos, lo aconsejable es acercar el elemento de trabajo al centro de visión. Procure no ubicarlo siempre en el mismo lado.

*Hombros muy altos. Esto obedece a que la superficie de trabajo está muy alta o los codos se asientan en apoyabrazos muy altos. Para solucionar este inconveniente puede bajar el teclado, el escritorio, levantar la silla o bajar/quitar los apoyabrazos.

*Hombros muy atrás. Examine si el teclado está muy cerca y compruebe su postura, de manera tal de sentarse derecho con la cabeza en línea recta respecto al cuerpo.

ARTICULOS SIMILARES