Combinando elementos de ballet, gimnasia, danza y algunos elementos, este deporte logra cautivar a través de sus suaves y complejos movimientos. Estrechamente ligada a la estética, la Gimnasia Rítmica es, junto al atletismo y la natación, uno de los deportes fundamentales para el desarrollo de destrezas y habilidades básicas.

Sus orígenes como deporte pueden situarse en la Unión Soviética de los años 30, aunque sus antecedentes históricos pueden rastrearse en los movimientos y sistemas gimnásticos surgidos en toda Europa Occidental durante el siglo XVIII. Se trata de un deporte creado exclusivamente para la mujer, unido desde sus inicios a lo clásico, a través de la música y los movimientos.

La gimnasia rítmica se realiza a través de movimientos naturales libres, que demuestran una gran sensibilidad frente a la música. En ella, todo movimiento debe ser expresión de la persona en su conjunto y, por consiguiente, afectar por igual a todas las partes del cuerpo. Precisamente su delicadeza, que hace recordar a la danza, la diferencia de la gimnasia artística, al excluir aquellos ejercicios que requieran violencia o que se ejecuten de manera mecánica.

En este deporte se realizan tanto competiciones como exhibiciones, en las que la música juega un rol fundamental para lograr mantener el ritmo en los movimientos. A su vez, existen dos modalidades: individual y de conjuntos. Los conjuntos pueden estar conformados por dos, tres, cuatro y hasta cinco personas.

Una de las principales características de la gimnasia rítmica es el uso de instrumentos que, sin duda, añaden vistosidad y estética a los ejercicios realizados. Estos instrumentos son pequeños y están en estrecha relación con las características específicas de cada cuadro. Los más utilizados son la cuerda, el aro, la pelota, las cintas y las mazas y su incorporación depende de la edad y el tiempo de entrenamiento. Por su parte, la vestimenta consiste en una malla, medias (pantys) y zapatillas de ballet o puntas.


Deporte integral

Aunque tradicionalmente se ha considerado un deporte de mujeres, sus beneficios son tan positivos que algunos especialistas sostienen que es recomendable que lo practiquen tanto las niñas como los niños.

Sabemos que todo niño requiere para su desarrollo de una actividad física la cual, generalmente, está asociada a un deporte. En este sentido, la gimnasia rítmica es una opción completa que además de la actividad física, desarrolla la coordinación, la  postura, la elongación y la flexibilidad.

En líneas generales, la práctica de gimnasia ayuda a desarrollar la estabilidad emocional dada por la concentración, velocidad de reflejos y seguridad que debe preceder a cada uno de los movimientos. Asimismo, ayuda a desarrollar la confianza en sí mismo, la disciplina en muchos sentidos y a contrarrestar la timidez. Además, corrige la postura corporal y abre el sentido del ritmo.

Pero, al igual que en cualquier deporte, las exigencias extremas pueden provocar molestias físicas. En este sentido, el rol del entrenador es fundamental para prevenir estos excesos.

Concretamente en el caso de la gimnasia rítmica, y sobre todo en los más pequeños, este deporte es beneficioso para:

  • Estimular la coordinación
  • Favorecer la flexibilidad y la fuerza muscular
  • Corregir malas posturas
  • Aumentar la confianza en sí mismo
  • Generar sentimiento de seguridad
  • Fomentar el equilibrio
  • Fomentar la concentración
  • Enseñar la importancia del trabajo en equipo
  • Enseñar la importancia del compañerismo y el respeto por los demás
  • Desarrollar el sentido de la armonía y la estética

Como se puede apreciar, se trata de un deporte integral donde el gimnasta aprende ballet y danza, junto a la formación física, acentuando la elongación, flexibilidad y postura a la vez que fortalece la disciplina, la personalidad y el carácter.