Los adolescentes creen saberlo todo, pero muchas veces tienen información que no es cierta o que es mal interpretada. Por eso las familias deben ayudarlos y ofrecerles información correcta, ya sea hablando ellos mismos de los temas o facilitando la consulta a un profesional.

La pubertad y la adolescencia son momentos de grandes cambios físicos, psicológicos, sociales y emocionales. En general, los jóvenes comienzan a sentir su cuerpo de manera distinta, tienen gran curiosidad y se hacen nuevas preguntas, buscan sensaciones físicas placenteras, disfrutan de nuevas actividades, quieren formar parte o identificarse con algún grupo, se enamoran, cambian de estado de ánimo con facilidad, a veces sienten que los adultos no los entienden y no siempre están conformes con su cuerpo.

En esta etapa generalmente inician sus relaciones sexuales, por lo que surgen muchas dudas y preguntas al respecto.

Entonces ¿Cómo les explicamos qué es una relación sexual?

Podemos decirles que una relación sexual es un encuentro íntimo, corporal y emocional con una pareja. Las personas unen sus cuerpos y expresan emociones, sentimientos y deseos.

Inicio de Relaciones sexuales

Cada vez es más temprana la edad de inicio de las relaciones sexuales y eso es porque los adolescentes tienen curiosidad y buscan el placer. Pero por estar mal informados, se terminan enfrentando a embarazos no deseados, infecciones de trasmisión sexual o situaciones de frustración, angustia y violencia.

Es importante enseñarles que el inicio de las relaciones sexuales es un paso muy importante, que requiere de madurez y responsabilidad.

¿Cuándo es el momento?

El mejor momento es cuando hay una elección propia, libre de presiones y sin violencia. Cuando se encuentra del otro lado, a la persona que les brinda el respeto, el compromiso, la confianza y la responsabilidad para compartir ese momento de intimidad. El mejor momento, es cuando uno se siente seguro, cuando se sacó todas las dudas, tiene buena información de los cuidados y sabe enfrentar los riesgos.

Educar a nuestros hijos en sexualidad con una perspectiva integral, de respeto e igualdad es una tarea que nos toca a todos: familia, docentes y profesionales de la salud. Cada uno deberá realizar ciertas acciones que se complementarán y potenciarán para cuidar, acompañar y lograr salud y bienestar en la vida de los niños y adolescentes.