Si tu hijo come en el colegio, deberás tener en cuenta cuál ha sido el menú diario para completar la cena y no repetir ciertos alimentos. Además, no es recomendable que la cena sea muy pesada ni grasa (evita la comida rápida como norma general, aunque siempre puedes darle un capricho de vez en cuando).

Lo más indicado es un primer plato que incluya verduras (tanto crudas en forma de ensalada o cocinadas); un segundo plato no muy contundente formado por pescado a la plancha, tortilla francesa, huevo pasado por agua o pavo cocido; y de postre una pieza de fruta o un vaso de leche.

Dormir bien

En general, es necesario que los niños duerman un mínimo de 10 horas (más si son menores de 5 años) y que se acuesten tranquilos, sin haber realizado actividades que les hayan activado justo antes de irse a la cama.

El entorno en el que duerman debe ofrecer un ambiente relajado, no abusar de la calefacción y contar con buena ventilación. Es conveniente airear la habitación de los niños al menos durante un cuarto de hora cada día.

Para facilitar el hábito del sueño, es conveniente que los niños cuenten con una rutina fija todos los días. Un buen ejemplo, aunque no él único podría ser comenzar por el baño, la cena, el lavarse los dientes y la lectura de un cuento.

Es importante prescindir de la televisión y ordenador porque estos suponen un sobre-estímulo para los niños nada propicio para el sueño con los que solo conseguiremos alterarles.

Contar con elementos externos, como música relajante, luces tenues en la habitación o muñecos que les acompañen durante la noche pueden ayudar a algunos niños a quedarse dormidos.

ARTICULOS SIMILARES