La cirugía bariátrica puede proporcionarle una oportunidad para cambiar su vida siempre y cuando esté listo para trabajar duro y forjar un compromiso renovado y duradero con un estilo de vida saludable.

La pérdida significativa de peso a veces puede curar, y casi siempre disminuir, los riesgos de desarrollar enfermedades secundarias relacionadas con la obesidad que incluyen: hipertensión, diabetes, enfermedades del corazón y la presión y los dolores que implican soportar un exceso de peso. Como resultado de la pérdida de peso y los cambios positivos de estilo de vida, usted puede estar mejor preparado para participar en las actividades físicas de la vida diaria, mejorar su movilidad y apariencia, y extender sus años de vida saludable con su familia y seres queridos.

 

La bondad de los alimentos

Las frutas y verduras consiguen con frecuencia una connotación peyorativa en los pacientes que sufren de obesidad mórbida. Muchas dietas de moda predican la restricción severa de frutas y verduras de una manera poco saludable. El control de las porciones y una nueva perspectiva puede permitir una mejor apreciación por la deliciosa comida natural.

 

La consulta inicial

La dieta bariátrica se iniciará después de la consulta y su primera visita con la dietista. La idea de que esté considerando, o que ya se haya comprometido con un procedimiento de bypass gástrico, manga gástrica, o banda gástrica significa que usted está listo para un cambio.

Durante su consulta inicial, la dietista esbozará las fases de la dieta post-cirugía. Usted recibirá sugerencias y recomendaciones con el fin de animarse a empezar a hacer cambios antes de la cirugía. Esto empieza pensando acerca de sus opciones alimentarias de forma diferente y modificando algunas de sus comidas favoritas. La idea es prepararse mentalmente para la dieta post-quirúrgica y para físicamente eliminar de su cuerpo algunos de los alimentos que se ha acostumbrado a comer de forma rutinaria. Lo ideal es que usted debería comenzar a desintoxicarse de las bebidas carbonatadas, bebidas azucaradas y golosinas, alimentos fritos y las comidas rápidas.

La dieta es el núcleo de este viaje y cómo, cuándo y qué come, le ayudará a determinar el éxito de su pérdida de peso. Esta idea de crear una mejor elección incluirá un mayor control de las porciones, dando prioridad a las proteínas magras en cada comida y consultando a su dietista acerca de lo que constituye un plan de alimentación saludable.

 

Cambios después de la operación

Su tolerancia a ciertos alimentos y el umbral para la cantidad que puede ingerir en cada comida van a cambiar en el transcurso de su recuperación desde la operación. Con el tiempo la bolsa se irá haciendo un poco más grande y los intestinos pueden compensarse, permitiéndole consumir más que una cantidad saludable de alimentos. Es importante que usted aprenda a identificar las necesidades fisiológicas y sus condiciones propias para comer dentro de las directrices de los planes de la comida post-bariátricos.

 

Concéntrese en mantenerse hidratado

El tamaño de su estómago se reduce después de la cirugía bariátrica. No sólo va a ser capaz de comer menos alimentos, también será capaz de beber menos líquidos de una sola vez. Esto es particularmente importante porque hay que aprender a ingerir líquidos para mantenerse hidratado. No confíe en la sed como su única motivación. La sed comienza a producirse una vez que nos vamos deshidratando. No será capaz de tragar líquidos con el fin de saciar su sed de una sola vez. Aprenda a llevar una botella de agua y beber lenta y constantemente a lo largo del día.

Después de su cirugía usted necesitará realizar cambios en sus patrones alimenticios. Es muy importante que siga sus recomendaciones e instrucciones inmediatamente después de la operación.

 

Más información