La obesidad es una de las principales causas de muerte prevenible en nuestro país y en todo el mundo.

El sobrepeso y la obesidad están ampliamente difundidos en el mundo entero, tal es así que se considera la epidemia del siglo XXI. La obesidad es una de las principales causas de muerte prevenible en nuestro país y en todo el mundo, fundamentalmente por sus enfermedades asociadas, tales como:

  • Enfermedad Cardiovascular
  • Cánceres
  • Síndrome de Túnel Carpiano
  • Insuficiencia Venosa Crónica
  • Trombosis Venosa Profunda
  • Diabetes
  • Litiasis Vesicular (Cálculos en la Vesícula)
  • Gota
  • Hipertensión

  • Déficit del Sistema Inmunitario
  • Deterioro de la Función Respiratoria
  • Infección de las Heridas
  • Infertilidad
  • Enfermedades Hepáticas
  • Osteoartritis
  • Problemas Obstétricos y Ginecológicos
  • Apnea del Sueño
  • Accidente Cerebro Vascular

La Obesidad es una enfermedad crónica y progresiva que consiste en una excesiva acumulación de grasa corporal. Ésta refleja un desequilibrio entre la cantidad de calorías ingeridas y las que el cuerpo puede gastar.

Esta enfermedad no transmisible está afectándonos cada vez más de cerca, golpeando a nuestras familias sin hacer distinción de sexo, edad ni clase social.

En la Argentina, entre el 55 y el 60% de la población adulta padece de algún grado significativo de exceso de peso que deteriora su bienestar y su salud.

Tiene origen en múltiples factores, algunos hereditarios (genes predisponentes) y otros ambientales (estilo de vida sedentario, alimentación elevada en calorías y grasas, comida de mala calidad)

La cirugía bariátrica o cirugía de la obesidad, es una herramienta determinante para poder tratar situaciones de obesidad severa que ponen en riesgo la integridad de la persona, tanto física como psíquica.

Cuando el exceso de peso sobrepasa cierto nivel, contribuye al desarrollo de condiciones médicas serias que ponen en riesgo la vida.

La cirugía bariátrica, con las técnicas de Bypass Gástrico y Gastrectomía en Manga (Manga Gástrica) entre las más realizadas, está creciendo sustancialmente en todo el mundo. Sin embargo, debemos saber que este procedimiento quirúrgico para revertir esta enfermedad no es nuevo; por el contrario, se trata de una práctica afianzada, con más de cincuenta años de existencia, que ha sido probada y avalada por las principales comunidades científicas internacionales dado a sus importantes beneficios a favor de la salud. No sólo está consolidada, sino que a lo largo de los años las técnicas disponibles han ido perfeccionándose, haciéndose menos invasivas y mostrando cada vez mejores resultados.

La cirugía bariátrica no es un método mágico ni milagroso, sino una importante herramienta para el descenso de peso, la cual debe realizarse en el marco de un tratamiento integral tanto previo como posterior a la operación. En otras palabras, el paciente es tratado desde un enfoque multidisciplinario que incluye, además de la cirugía propiamente dicha, un seguimiento nutricional y clínico a largo plazo, como así también un fuerte trabajo a nivel psicológico que permite a la persona cambiar hábitos de vida y alimentación, objetivo primario del tratamiento. Todo equipo de cirugía bariátrica, de hecho, debería estar conformado por especialistas en diversas áreas, que ayuden al paciente a lograr descenso de peso mantenido a largo plazo.

Los resultados de la cirugía son muy satisfactorios. En alrededor del 80% de los casos operados, los pacientes logran perder más de un 50% de su exceso de peso. Además, rápidamente se revierten o mejoran enfermedades complejas y se reducen drásticamente los riesgos de muerte por afecciones relacionadas con la obesidad. En el caso de la diabetes tipo 2, por ejemplo, la cirugía bariátrica logra una remisión (control de los niveles de azúcar en sangre sin necesidad de medicación) de esta enfermedad en cerca del 80% de los pacientes operados, según estudios publicados.

La cirugía de la obesidad tiene los riesgos propios de cualquier intervención quirúrgica con anestesia total. Sin embargo, dentro del campo de las “cirugías mayores digestivas”, ésta es una de las de menor riesgo. Las posibilidades de fallecimiento son del 0,1 al 0,5 %, en manos expertas y centros de alta complejidad, un porcentaje relativamente bajo frente a otros procedimientos complejos.

Esto último se relaciona con los grandes avances que ha mostrado este tipo de cirugía a lo largo del tiempo. Mientras 15 años atrás la misma se realizaba a “cielo abierto”, dejando grandes cicatrices, hoy se utiliza la técnica laparoscópica la cual requiere de apenas 4 a 5 incisiones de no más de un centímetro, reduciendo altamente los riesgos post-operatorios, con una recuperación precoz.

El horizonte de la cirugía de la obesidad es positivo, y quienes se especializan en estos procedimientos trabajan incansablemente para lograr cada vez mejores resultados en favor de los pacientes, con el objetivo de enfrentar efectivamente esta enfermedad tan destructiva.

 

Banda Gástrica Ajustable

Se coloca en la parte superior del estómago dividiéndolo en dos porciones, la porción superior es mucho más pequeña que la inferior. Al ser la porción superior más pequeña, el paciente se siente satisfecho más rápidamente, con menor cantidad de alimentos en cada comida. Es un procedimiento netamente restrictivo que se realiza por laparoscopía.

El paso del alimento del estómago superior al inferior se ajusta, según criterio médico, de acuerdo a las características del paciente. Este ajuste se hace mediante un reservorio que se coloca debajo de la piel.

La digestión ocurre de manera normal, ya que no se ha modificado la anatomía por corte o engrapado del estómago o intestino

Este procedimiento generalmente conduce a una pérdida aproximada del 50% del exceso de peso corporal y a un 20 – 25% de pérdida del peso corporal total, en un plazo de 1 a 2 años, con un éxito global del 60 a 80%

 

Gastrectomía en manga

Es una técnica más nueva que la Banda Gástrica y el Bypass.

Consiste en la extirpación de más de 2/3 partes del estómago, creando una especie de tubo o “manga” gástrica que tiene una capacidad muy reducida de alojar alimentos (100 a 120ml. aproximadamente).

Esta cirugía fue concebida originalmente para pacientes con un Índice de Masa corporal superior a 60 Kg/m2 con un riesgo quirúrgico muy elevado, como una etapa inicial para la realización posterior de una cirugía definitiva.

 

Bypass Gástrico en Y de Roux

Con el Bypass Gástrico en Y de Roux, la pérdida de peso está inducida por la formación de una pequeña bolsa gástrica (10 a 20 cc) que restringe la entrada de alimento y por malabsorción secundaria al ¨salteo¨ (Bypass) de una porción del intestino delgado.

El Bypass Gástrico se realiza la mayoría de las veces por vía laparoscópica pero existe la posibilidad de tener que realizarlo por vía convencional, es decir por cirugía a cielo abierto.

 

Más información

 

Cirugía de la Obesidad Córdoba (COC) es un Programa dedicado a mejorar la salud y calidad de vida de quienes padecen Obesidad Severa.

ARTICULOS SIMILARES