Lo que hay que saber sobre las molestas varices que suelen aparecer y causan malestar en los pacientes

¿Qué son las várices?

Las várices son dilataciones de las venas superficiales que las hacen más visibles a través de la piel. Sin embargo, no siempre una vena visible es una várice, pues las venas normales se transparentan bajo la piel en especial en los individuos de piel clara.

Hay 2 tipos de várices: las várices propiamente dichas que son venas de mayor calibre y color verdoso que protruyen sobre la piel, y las telangiectasias o arañas vasculares, que son vasos de pequeño calibre de color azul oscuro o rojo vinoso que se disponen como líneas o en un patrón circular.

¿Qué síntomas tienen?

Las várices no necesariamente producen síntomas, cuando lo hacen los pacientes pueden presentar pesadez, dolor en pantorrillas, prurito y edemas en los tobillos. En casos severos, también pueden producirse cambios en la piel como enrojecimiento, coloración marrón oscuro y la aparición de llagas o úlceras.

Además, algunos pacientes pueden desarrollar un coágulo y enrojecimiento sobre las venas superficiales que se conoce como tromboflebitis o flebitis superficial.

En general, las telangiectasias o arañitas son asintomáticas, representando- en gran medida- un problema cosmético. Es importante destacar que las telangiectasias o arañitas no se transforman en várices.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Uno de los factores de riesgo más importante para el desarrollo de várices es la herencia, con frecuencia madres o padres presentan enfermedad venosa, aunque no siempre la gravedad es similar entre padres e hijos.

Los embarazos múltiples también pueden agravar el problema.

Por su parte, la obesidad y el sedentarismo pueden causar o agravar los síntomas asociados con las várices.

¿Cómo se tratan?

Muchas veces las varices pueden no requerir tratamiento, pero en casos más serios, los pacientes pueden necesitar el uso de medias de compresión elástica y un cuidado controlado de la piel con cremas humectantes.

En casos más severos, se puede llegar a cirugía con la extirpación de las venas afectadas.

Modernamente, las venas pueden ser tratadas con el uso del láser endovascular (EVL), para lo cual se introduce un tubo o catéter dentro de la vena que tiene en su extremo un dispositivo que produce calor y permite el cierre de la vena dilatada.

Además, las telangiectasias se tratan para mejorar la estética de las piernas con unas inyecciones con químicos que las hacen colapsar. Esta técnica se denomina escleroterapia.

¿Cómo se previenen las várices?

No existen medicamentos que prevengan la aparición de varices ya que, en gran medida, las mismas tienen un componente hereditario.

Sin embargo, mantener un peso saludable, realizar ejercicio regular y el uso de medias elásticas puede contribuir a mantener la salud circulatoria de las piernas y así disminuir los síntomas.

ARTICULOS SIMILARES