EL DEPORTE DE MODA QUE TODOS PRACTICAN

Correr, como cualquier deporte o actividad física, implica un aprendizaje de cierta técnica. Esto no es solo para lograr los mejores resultados posibles, sino para evitar daños. Actualmente, a nivel mundial es muy común ver personas o grupos organizados haciendo running: la actividad física del momento. Sin embargo, pocos son los que toman los recaudos necesarios para prevenir dolencias. Aprendiendo a corregir la forma de correr para prevenir lesiones te asegurarás que tu rendimiento será mayor con un menor desgaste para tus articulaciones, tendones, músculos y ligamentos.

¿Qué es running?

Running, footing, correr o jogging, son algunos de los términos más usados en la actualidad para referirse a la carrera continua, el acto por el que alternativamente los pies tocan el suelo a una velocidad mayor que al andar. Esta disciplina, en principio, la puede practicar cualquier persona y se suele realizar al aire libre. En los últimos años ha aumentado considerablemente el número de personas que se han sumado al running por los beneficios físicos y mentales que aporta al organismo.

Beneficios para la salud

  • Disminuye la posibilidad de contraer enfermedades: Correr de forma regular reduce considerablemente el riesgo de desarrollar hipercolesterolemia, obesidad, hipertensión o Diabetes tipo 2. Además, también disminuye el riesgo de padecer embolias, cáncer de mama u osteoporosis, entre otras patologías.
  • Mejora la salud: Otros beneficios asociados a correr son la mejora del sistema inmunológico y del sistema cardiovascular, la estimulación de la capacidad pulmonar  y el aumento de los niveles de colesterol bueno. Por otro lado también disminuye el riesgo de que se formen coágulos de sangre.
  • Fortalece los huesos: El ejercicio de impacto, como el running, ayuda a que los huesos se fortalezcan y aumenten su densidad lo que previene la osteoporosis.
  • Ayuda a combatir la ansiedad y el estrés: Al correr se liberan endorfinas que mejoran el estado de ánimo.
  • Ayuda a controlar el peso: El gasto energético que se realiza en el running propicia la pérdida de peso o el mantenimiento del mismo. Si el objetivo del deportista es adelgazar, los especialistas recomiendan combinar el ejercicio con una buena dieta alimentaria.
  • Lucha contra la celulitis: Correr ayuda a disminuir la grasa corporal, incluso la que se acumula generando la celulitis.
  • Tonifica los músculos: Con el running no sólo se tonifican y fortalecen las piernas. Los brazos, el abdomen y la espalda también se ven beneficiados.
  • Ayuda a descansar mejor: El esfuerzo de la carrera y de la actividad del día favorece que por la noche sea más fácil conciliar el sueño.
  • Aumenta la autoestima: Si se realiza con frecuencia, marcarse objetivos y conseguirlos, sumado a las mejoras físicas que sufre el organismo consigue aumentar la autoestima del corredor.

Posibles riesgos

repercutir sobre el cartílago de las articulaciones de carga y sobre la columna vertebral, entre otros. Para evitar un impacto no deseado sobre la salud, es aconsejable consultar con un especialista antes de empezar, sobre todo si se da alguna de estas situaciones:

  • Lesiones estructurales importantes en los pies.
  • Lesiones en la columna vertebral, artrosis importantes, inestabilidades vertebrales o escoliosis (desviaciones laterales) severas.
  • Problemas cardiorrespiratorios graves.
  • Lesiones en articulaciones de carga que afecten al cartílago articular, como las caderas o las rodillas.

En caso de duda, es recomendable acudir a un especialista que le informe de los posibles riesgos que esta actividad conlleve para la salud, así como los ejercicios de calentamiento o el equipo más adecuado para salir a correr de forma segura.

ARTICULOS SIMILARES