Dislocación del hombro

Dislocación del hombro

La dislocación del hombro es común en deportes de contacto

Cuando se produce una dislocación del hombro, los huesos de la misma se separan y ya no puede funcionar.

El hombro se compone de dos huesos: la cabeza (el extremo del brazo o húmero) y la cuenca (parte del omóplato o escápula). Cuando la cabeza de la articulación se sale de la cuenca hacia adelante, esto se llama dislocación anterior. Cuando se sale hacia atrás se llama dislocación posterior. En casos graves también se pueden estirar y lesionar los ligamentos, los tendones y los nervios del hombro.

El tipo de dislocación más común es la dislocación anterior. Se puede producir al caerse sobre un brazo estirado o sobre el hombro mismo.

La dislocación posterior se puede producir por un golpe fuerte recibido en la parte frontal del hombro. También se puede producir cuando se gira violentamente el brazo superior, como por ejemplo cuando uno recibe una descarga eléctrica o sufre una convulsión.

La dislocación del hombro es común en deportes de contacto como fútbol americano, rugby, hockey y lacrosse. Otros deportes que pueden causar esta lesión son el esquí alpino, voleibol y fútbol.

Uno puede estar predispuesto genéticamente a una dislocación, sobre todo si el hombro se sale con frecuencia o fácilmente. Otros miembros de su familia pueden tener el mismo problema.

El síntoma principal es dolor en el hombro y el brazo superior, que empeora al moverlo.

Si tiene una dislocación anterior se agarrará el brazo con la otra mano para mantenerlo ligeramente separado del cuerpo. De esta manera, el hombro dislocado quedará en la posición menos incómoda. Le aparecerá una gran protuberancia debajo de la piel, en la parte delantera del hombro. El hombro tendrá apariencia cuadrada en vez de redonda.

Si tiene una dislocación posterior, tratará de mantener el brazo dislocado apretado contra el cuerpo. Le aparecerá una gran protuberancia en la parte trasera del hombro.

Apenas el hombro se disloque debe ir al consultorio del médico o a una sala de emergencia. Póngase hielo sobre el hombro. El frío reduce la inflamación porque controla la hemorragia interna y la acumulación de fluidos en la región de la lesión.

El profesional médico le hará preguntas sobre su historia clínica: sus síntomas, el tratamiento previo y la historia familiar.

Durante el examen físico, se fijará si:

  • El hombro está sensible o debilitado.
  • El hombro, el brazo o la mano están entumecidos.
  • Siente dolor al mover el hombro o si perdió parte del movimiento del hombro.
  • El hombro está inestable o deforme.
  • El profesional médico le encargará que se haga una radiografía de la articulación y la región del hombro para confirmar la dislocación y ver si hay algún hueso roto.

Además, el  médico le volverá a colocar la cabeza de la articulación dentro de la cuenca. Cuando se hace a los pocos minutos de la dislocación, a veces no hace falta anestesia. Si el hombro se le disloca con frecuencia, es posible que aprenda a colocárselo de nuevo por sí mismo. No obstante, aun en esos casos debería ir a ver al médico rápidamente para confirmar que se volvió a colocar el hombro correctamente.

A los quince o treinta minutos de la lesión, el hombro dislocado estará bastante inflamado y le dolerá. Es posible que haya que darle un medicamento contra el dolor, un relajante muscular o anestesia general en forma intravenosa para que el doctor le pueda volver a colocar el hombro. A veces se puede inyectar un anestésico local en la articulación para que le vuelvan a colocar los huesos en su lugar. Después de la maniobra, el médico le sacará una radiografía para confirmar que está en la posición correcta.

Le colocará el hombro y el brazo en un tipo de cabestrillo que se llama inmovilizador de hombro. Este cabestrillo le ayudará a sanar, al mantener el brazo junto al cuerpo y le impedirá que mueva el hombro. Deberá mantener el hombro y el brazo inmovilizados por 2 ó 3 semanas. Durante este tiempo puede empezar a hacer ejercicios de rehabilitación, o puede esperar a que le quiten el inmovilizador.

Le pueden recetar un medicamento antiinflamatorio u otro medicamento para el dolor. Debería seguir poniéndose hielo sobre el hombro durante 20 a 30 minutos cada 3 ó 4 horas, hasta que el dolor y la inflamación hayan desaparecido.

En algunos casos habrá que hacer una operación para volver a colocar el hombro, sobre todo si se disloca con frecuencia. Si la articulación del hombro se debilita debido a continuas dislocaciones, el profesional médico le puede recomendar que se haga una operación para ajustar los ligamentos que mantienen los huesos en posición.

El proceso de sanar puede tomar de 4 a 12 semanas, dependiendo del grado de la lesión. Si sana adecuadamente, debería poder volver a usar el hombro completamente.

Cuando vuelva a usar el brazo o el hombro siga las instrucciones de su profesional médico, porque de lo contrario se puede volver a lesionar. Haga los ejercicios de rehabilitación que le indique el médico o el fisioterapeuta. No haga deportes hasta que el hombro haya sanado por completo.

  • Evite las situaciones en que se pueda dislocar de nuevo.
  • Use varias mudas de ropa o acolchado para amortiguar una posible caída.
  • No vuelva a practicar deportes hasta que haya recuperado por completo el movimiento y fuerza del brazo.

ARTICULOS SIMILARES