¿Qué es la hipertensión arterial?

La presión arterial es una medida de la fuerza que ejerce la sangre contra la pared de los vasos sanguíneos. Cuando la presión arterial permanece alta a lo largo del tiempo se la llama hipertensión arterial.

La hipertensión se desarrolla cuando:

  • Existe fluido extra en su cuerpo y este aumenta dentro de sus vasos sanguíneos
  • Sus vasos sanguíneos se encuentran cerrados u obstruidos.

¿De qué manera la hipertensión daña mis riñones?

La hipertensión arterial puede dañar los vasos sanguíneos de su cuerpo. Si los vasos sanguíneos de sus riñones son afectados, estos pueden dejar de eliminar los desechos y fluidos extra de su cuerpo. Los líquidos acumulados hacen aumentar aún más la presión arterial constituyendo un ciclo peligroso.

La hipertensión es una de las principales causas de insuficiencia renal a nivel mundial y también en nuestro país.

¿Cómo saber si padezco hipertensión?

Como la mayor parte de las personas con hipertensión no tiene síntomas, la mejor manera de saber si se padece de hipertensión es que un profesional de la salud lo verifique por usted. El resultado comprenderá dos números:

  • La presión sistólica o máxima (número superior) corresponde a la presión cuando su corazón late.
  • La presión diastólica o mínima corresponde a la presión entre latidos.

Varias lecturas de presión arterial que alcanza o supera 140/90 hacen el diagnostico de hipertensión arterial. Las personas con enfermedades renales deberían intentar mantener su presión sanguínea aún más baja.

¿Cómo sabré si mis riñones están dañados?

La manera de saber si existe un daño renal es mediante estudios en sangre y  orina. Los análisis de sangre muestran si sus riñones están funcionando bien o no. Su médico puede aconsejarle hacerse análisis de:

  • Creatinina, urea y sales corporales en sangre. Si su sangre contiene demasiada creatinina y urea, puede significar que usted padezca daño renal.
  • Proteínas en su orina. La proteinuria es un signo de que usted puede tener una enfermedad renal o de los vasos sanguíneos, como así también significar un riesgo alto de padecer  una enfermedad cardíaca.

¿Cómo puedo evitar que la hipertensión arterial dañe mis riñones?

Siempre es recomendable que los pacientes con enfermedades renales controlen su presión arterial con cambios de estilo de vida y con fármacos. Entre los primeros se resalta:

  • Mantener un peso adecuado comiendo frutas, verduras, cereales y lácteos descremados.
  • Limitar la ingesta de sodio (sal). Es bueno llevar un diario del sodio.
  • Realizar actividad  física, lo cual significa al menos 30 minutos de actividad moderada (por ejemplo, caminar)
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol. Los hombres deberían beber sólo 2 copas por día y las mujeres sólo una copa por día.
  • Limitar la ingesta de cafeína (tal como café y refrescos).

Bajo el cuidado de su médico, el paciente puede necesitar fármacos para disminuir la presión arterial y proteger sus riñones. En algunos casos puede ser necesario tomar más de un medicamento  para mantener baja su presión arterial. Estas recomendaciones son válidas tanto para la población general como para aquellos grupos de riesgo.

¿Qué grupos corren el riesgo de desarrollar insuficiencia renal relacionada a la hipertensión?

Todas las personas pueden desarrollar hipertensión y daño renal. Sin embargo, esto es más frecuente en grupos etarios de mayor edad y en ciertas razas. Las personas con diabetes, obesidad e historia familiar corren mucho más riesgo de desarrollar insuficiencia renal a causa de la hipertensión

ARTICULOS SIMILARES