Si te duele la espalda, notas que pasas demasiadas horas delante de la computadora o te sentís con mucho estrés, el Pilates puede ayudarte. El Método Pilates además de mantener tu forma física ayuda a mejorar tu postura y a eliminar el estrés. Además, ayuda a aumentar la flexibilidad y la agilidad. No se trata sólo de un ejercicio físico, sino también mental, apto para todas las edades.

El método Pilates está indicado para personas de cualquier edad, sexo y condición física que quieran mejorar su salud con los beneficios rápidos y directos que proporciona la técnica. La atención es totalmente personalizada y se centra en el bienestar físico y la armonía estética de cada persona que quiera corregir lesiones, problemas posturales o desequilibrios corporales.

Pilates es un entrenamiento del cuerpo y la mente. El objetivo es lograr un control preciso del cuerpo de la forma más saludable y eficiente posible. Es una educación corporal muy completa donde se trabaja el cuerpo como un todo, desde la musculatura más profunda hasta la más periférica.

Este tipo de entrenamiento es un método de acondicionamiento físico creado a principios del Siglo XX, por el alemán Joseph Hubertus Pilates, quien lo ideó basándose en su conocimiento de distintas especialidades como gimnasia, ballet ,yoga y kinesiología, también llamado el yoga de occidente, uniendo el dinamismo y la fuerza muscular con el control mental, la respiración y la relajación.

En sus principios fue llamado Contrología (Contrology), por el propio J. Pilates, debido a que recalca el uso de la mente para controlar el cuerpo, pero buscando el equilibrio y la unidad entre ambos. El método se centra en el desarrollo de los músculos internos para mantener el equilibrio corporal, dar estabilidad y firmeza a la columna vertebral, por lo que es muy usado como terapia en rehabilitación y para prevenir o curar el dolor de espalda.

La Filosofía esencial del método es cada vez más influyente en todo tipo de deportes y entrenamientos y son muchos los deportistas, bailarines o entrenadores que incorporan sus principios a sus entrenamientos aunque no sigan estrictamente la técnica. De hecho, J. Pilates afirmaba que estos principios debían incorporarse a toda actividad diaria hasta que acabaran convirtiéndose en algo natural e inconsciente.

Los ejercicios están fundamentalmente compuestos por movimientos controlados, y coordinados con la respiración, con el fin de crear un cuerpo armonioso, coordinado, musculado y flexible. A través de la práctica, la mente va tomando conciencia de las capacidades, limitaciones, fortalezas y debilidades del cuerpo para mejorar el estado físico y mental. Es una actividad física muy técnica, donde la correcta ejecución de los distintos elementos que componen cada ejercicio es más importante que el número de repeticiones o series.

Todos los ejercicios de Pilates obedecen a seis principios fundamentales

  1. Concentración: la concentración es fundamental en todos los ejercicios, para coordinar el cuerpo y la mente con eficacia.
  2. Control: el movimiento descontrolado puede ocasionar lesiones; por el contrario, el movimiento controlado de forma adecuada mejora la coordinación y la agilidad del cuerpo.
  3. Centro: traducido en castellano como centro de podercentro de energíacentro o neutro, fue situado por J. Pilates en la parte inferior del tronco, como una faja que rodea toda la zona lumbar y abdominal. El fortalecimiento de este centro, origen de todo movimiento, ayuda a sujetar la columna y los órganos internos, a la vez que estira el cuerpo y mejora la postura. Todos los movimientos se inician y se sostienen desde esta zona, cuya utilización debe estar siempre presente durante la práctica de los ejercicios.
  4. Precisión: los ejercicios que componen el método tienen premisas de movimiento concretas; si no se ejecutan con precisión pierden toda su eficacia.
  5. Fluidez: cada ejercicio tiene un ritmo propio y debe practicarse combatiendo siempre la rigidez.
  6. Respiración: cumple un papel primordial en el método. Los resultados de la buena práctica son muy significativos: mayor capacidad pulmonar y mejor circulación sanguínea son los primeros fines perseguidos, para traducirlos en fuerza, flexibilidad, coordinación mental y buena postura. Se practica una respiración intercostal.

La respiración debe ser en todo momento lenta, continua y, durante ella, debe procurarse realizar inhalaciones y exhalaciones de la misma duración para así permitir un óptimo intercambio gaseoso oxígeno-dióxido de carbono en el cuerpo.

Salud postural y el dolor de espalda

Los vicios posturales, la profesión y los hábitos desgastan la columna cervical y como consecuencia aparecen los síntomas de dolor cervical.

El trabajo con la computadora lleva en muchas ocasiones debido a una incorrecta postura del puesto de trabajo, a una sobrecarga en la flexión del cuello, de modo que cuando existe un síndrome de columna cervical, al cabo de un rato de trabajo provoca una rigidez dolorosa que limita aun más, la movilidad de cuello.

La extensión de los brazos para usar un teclado sin el soporte adecuado para apoyarlos, genera tensiones en brazos y hombros, propiciándose una mala postura, generalmente con una excesiva elevación de hombros, con lo cual comienza a contracturarse el músculo trapecio.

La idea es desarrollar los músculos internos para mantener el equilibrio corporal y fortalecer la columna vertebral, por lo que resulta muy efectivo como terapia de rehabilitación y para prevenir o calmar el dolor de espalda el ejercitar el Pilates.

Beneficios

  • Tonificación muscular integral
  • Flexibilidad y elasticidad, gracias al trabajo excéntrico de la musculatura.
  • Reestablecimiento de la movilidad articular
  • Estabilidad de la región lumbopélvica, mejorando los problemas lumbares, dorsales y cervicales, gracias a haber trabajado la musculatura profunda estabilizadora de la columna y en especial el transverso del abdomen y la musculatura del suelo pélvico
  • Mejora el equilibrio
  • Mejora la postura, eliminando malos hábitos, llevando al correcto alineamiento corporal
  • Reducción del estrés y mejora de la capacidad de concentración.
  • El dominio y el control de la respiración ayudará a disminuir tensiones
  • Mejora la circulación sanguínea
  • Mejora del estado de salud general