El cáncer de colon y recto, una enfermedad que afecta por igual a hombres y mujeres, es en la Argentina la segunda causa de muerte por tumores malignos. En nuestro país se diagnostican más de 10.000 casos de esta enfermedad al año.

Esta enfermedad puede curarse en un 90% de los casos, siempre y cuando el diagnóstico se realice en la etapa inicial de la enfermedad, cuando aun no se han manifestado los síntomas. Algunas personas con ciertos antecedentes tienen mayor predisposición a desarrollar este tipo de cáncer, pero este grupo representa solo el 25% del total de la población que puede presentar esta enfermedad. De allí la importancia de la realización de estudios preventivos en forma periódica en la población general, en especial a partir de los 50 años, que es cuando comienza a aumentar la frecuencia de estos tumores.

El diagnóstico del cáncer de colon y recto se realiza principalmente mediante dos métodos. Uno es la detección de sangre oculta en material fecal anual con método inmunológico, que orienta en que paciente se debe realizar colonoscopía. El otro método es la colonoscopía (cuya periodicidad se establece según los hallazgos de la misma) que permite no solo el diagnóstico, sino también el tratamiento de los pólipos de colon y recto.

¿Qué personas deben realizar un estudio preventivo de cáncer de colon y recto?

  • Mayores de 50 años sin antecedentes familiares.
  • Mayores de 40 años con antecedentes personales o familiares de pólipos o cáncer de colon y recto.
  •  Antecedentes de enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa o Enfermedad de Crohn).

ARTICULOS SIMILARES