La Hipertensión  Arterial  es una enfermedad controlable, de múltiples causas y que si no está bien tratada  disminuye la calidad y la expectativa de vida de quién la padece. En Argentina, aproximadamente un tercio de la población entre 30 a 60 años padece de Hipertensión Arterial y este porcentaje aumenta con la edad. Muchos de los afectados desconocen que tienen hipertensión y en una minoría está bien controlada.

¿Qué es la hipertensión arterial?

Los vasos sanguíneos llevan la sangre desde el corazón a todo el organismo. Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos. La tensión arterial es producto de la fuerza con que la sangre presiona contra las paredes de los vasos sanguíneos (arterias) a medida que es bombeada por el corazón. La hipertensión es una afección en la cual la presión en los vasos sanguíneos es continuamente alta.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se basa en un sencillo procedimiento de medición. Por lo general, se aconseja realizar, al menos, tres tomas en días diferentes para poder decir que una persona sufre de presión arterial elevada. En ciertas circunstancias, indicado por el médico,  puede ser necesario un monitoreo ambulatorio de la presión arterial (mapeo de presión) para confirmar el diagnóstico o el efecto del tratamiento. Los autocontroles de presión realizados por el propio paciente bajo ciertas condiciones, también pueden ser útiles para estos fines.

¿Cuáles son los síntomas de la hipertensión arterial?

  • La presencia de hipertensión generalmente no provoca síntomas.
  • Las manifestaciones asociadas a hipertensión son inespecíficas y no podemos basarnos en ellas para conocer los valores de presión.
  • El único modo de diagnosticar hipertensión es a través de la medición adecuada de la presión arterial.

¿Tengo riesgo de desarrollar hipertensión arterial?

Factores no modificables

  • Edad: la hipertensión aumenta con la edad, aunque puede también presentarse en jóvenes
  • Antecedentes familiares de Hipertensión arterial

Factores modofocables

  • Obesidad
  • Escasa atividad física
  • Elevado consumo de sal
  • Tabaquismo
  • Consumo de alcohol excesivo
  • Stress

HTA como factor de riesgo cardiovascular

Cuanto más alta es la tensión arterial, más tiene que trabajar el corazón para bombear la sangre. Si no se controla, la hipertensión puede favorecer el desarrollo de un infarto de miocardio, hipertrofia ventricular y finalmente, insuficiencia cardíaca. En los vasos sanguíneos, la presión alta puede provocar dilataciones (aneurismas) y zonas de debilidad en la pared vascular, lo que aumenta las probabilidades de obstrucción y rotura.

Efecto de la HTA sobre otros órganos

A nivel cerebral, las arterias que soportan cifras de presión elevada durante mucho tiempo se transforman y quedan rígidas y estrechas; como resultado, el riego sanguíneo resulta insuficiente y provoca la aparición de infartos cerebrales. La hipertensión arterial también puede ocasionar la rotura de una arteria y generar una hemorragia cerebral.

A nivel renal, esta enfermedad perjudica a las arterias que llevan la sangre y los filtros que se encuentran en los riñones. Todo ello puede conducir a una insuficiencia renal que puede  requerir diálisis.

Asimismo, esta afección tiene repercusiones en las arterias de los miembros inferiores, de la retina y en el caso de los hombres, puede constituirse como una causa de impotencia.

¿Puedo prevenir la hipertensión arterial?

Si, cambiando su estilo de vida

Pérdida de peso Índice de masa corporal: 18,5 – 24,9  Kg/m2
Plan de alimentación Rico en frutas y verduras y bajo en grasas
Reducción del consumo de sal Consumo diario: 2,4 g de sodio o 6 g de sal
Actividad física aeróbica Caminata intensa 30 min diarios5/7 días a la semana
Moderación en el consumo alcohol Hombres: 2 medidas / díaMujeres: 1 medida / día

 

Prevenir la hipertensión arterial o contribuir a su mejor control es absolutamente necesario y forma parte esencial del tratamiento de la enfermedad. El abandono del hábito de fumar es necesario para ayudar a disminuir el riesgo cardiovascular que de por si, esta elevado en los pacientes hipertensos.

Un gran número de hipertensos necesitan fármacos para reducir sus cifras de presión arterial. Estos medicamentos deben ser indicados por un médico en forma individualizada y con controles periódicos. Los mismos ayudan a controlar la enfermedad y deben ser usados regularmente, sin interrupciones.

ARTICULOS SIMILARES