En la pileta, en el río o en el mar, es importante tener los siguientes cuidados:

  • Siempre debe haber un adulto que sepa nadar para cuidar a los niños.
  • Los chicos nunca deben jugar o sumergirse en aguas no autorizadas o desconocidas.
  • Deben aprender a nadar lo antes posible, y a respetar las señales de peligro.
  • Recordar que los más chicos pueden ahogarse en poca agua y en pocos minutos.
  • En las piletas al aire libre, siempre usar filtro solar en crema, con un factor de protección de 15 o más. Es importante reponerlo cada 2 horas y al salir del agua.
  • Hay que cambiar el agua de la pileta frecuentemente y agregar cloro. El cloro destruye los gérmenes que ocasionan las infecciones transmitidas por el agua.
  • Evitar tragar agua.
  • Evitar bañarse si se tiene diarrea, especialmente los más chicos.
  • Nunca bañarse en agua estancada.