Las caídas son acontecimientos involuntarios que hacen perder el equilibrio y dar el cuerpo contra el suelo o alguna superficie, generando posibles consecuencias en la salud. Es importante saber estas situaciones pueden evitarse.

Todos nos exponemos constantemente a caídas y tropiezos en nuestra vida diaria, pero existen personas que tienen un mayor riesgo y son más vulnerables a sufrir estos acontecimientos: bebés y niños, mujeres embarazadas, adultos mayores y personas en situación de fragilidad por alguna enfermedad.

Estos episodios pueden tener complicaciones en la salud, tales como: fracturas, pérdida del conocimiento, hemorragia (sangrado) interna, lesiones de tejidos blandos (en músculos), lesiones en la piel, inflamaciones, dolor intenso en la zona del golpe, pérdida de funcionalidad, entre otras problemáticas.

Cuidados en los primeros años de vida

Los niños tienen más probabilidades de sufrir lesiones involuntarias, que de padecer cualquier otra enfermedad grave, por eso es importante evitarla posibles caídas o accidentes.

Niños de 0 a 1 año

La llegada del bebé es un momento muy especial para la familia, por lo que hay que tener en cuenta una serie de cuidados para resguardar su bienestar, una responsabilidad que depende de nosotros.

¿Cómo debe ser la cuna o moisés?

  • Evitar bordes filosos y materiales que puedan astillarse.
  • Debe tener patas firmes, sin ruedas.
  • No debe tener cadenitas o cintas que puedan enredar al niño.
  • Retirar juguetes u objetos que el bebé pueda llevarse a la boca.

*Importante: el bebé debe dormir boca arriba y sin almohada.

Salidas y traslados

  • En autos utilizar sillas de seguridad fijadas al asiento trasero, en sentido contrario al de la marcha del automóvil.
  • En colectivos no viajar en el primer asiento.
  • No llevar bebés en bicicletas o motos.

¿Dónde ubicarlo cuando esté despierto?

  • Evitar dejar solo al bebé en un sitios altos.
  • Al momento de cambiarlo, asegurarse de tener a mano todos los elementos para evitar alejarse o descuidarlo.
  • Si no es posible atender al bebé, colocarlo en una cuna o corralito.

¿Cómo cuidarlo cuando empieza a moverse por su cuenta?

  • No se aconseja el andador porque suele retardar el aprendizaje de caminar y el bebé puede caerse, lastimarse o alcanzar objetivos peligrosos.
  • No manipular liquidas calientes con el bebé en brazos, ni usar manteles que el niño pueda tirar.
  • Proteger estufas, hornos y calefactores
  • No dejar al alcance medicamentos y productos tóxicos.

Niños de 1 a 4 años

En esta etapa son curiosos, movedizos e impulsivos, por lo que es esencial que los adultos eduquen con el ejemplo para que los más chicos entiendan como cuidarse.

Cuidados en el agua

  • No dejarlo solo en la bañera, aunque tenga poca agua y sea por pocos minutos.
  • Las piletas deben tener cerco y permanecer siempre con la puerta cerrada.
  • La mirada atenta y cercana del adulto es fundamental para evitar que sufran lesiones en el agua.

Los niños son imitadores

Desde pequeños copian conductas que observan del entorno y sobretodo de los padres, por lo que se recomienda:

  • No tomar remedios delante de los niños
  • Si se sospecha que tomó un medicamente o un tóxico, llamar al Centro de Toxicología y llevarlo a la guardia del hospital. Es importante no hacerlo vomitar.

Al salir de casa

  • En la vereda prevenir que el niño se suelte y cruce corriendo la calle.
  • Tener cuidado con las salidas de garaje.
  • Evitar transportarlos en bicicletas o motos, incluso con casco.

Los niños son exploradores:

  • Prevenir caídas restringiendo con puertas el acceso a escaleras.
  • No colocar muebles cerca de ventanas porque pueden treparse.
  • Cubrir pozos y desniveles en el patio.
  • Evitar dejar a su alcance medicamentos, venenos u objetos peligrosos.

*Tomar las mismas medidas en la casa de amigos y/o familiares.

Atención con los elementos calientes

  • En la cocina usar las hornallas de atrás y no dejar mango de sartenes u ollas cerca del borde.
  • No dejar el mate, la pava o el termo a su alcance.
  • Protegerlos del contacto con hornos, estufas y calefactores.