Por diferentes motivos se adoptan en los niños dietas desequilibradas o restrictivas que no aportan los nutrientes necesarios, muchas veces es por decisión de los padres y/o de los niños o adolescentes. Aunque en algunos casos, pueden ser por indicación médica para tratar algún problemas de salud, como alergias o intolerancias.
La falta de información adecuada o la información engañosa puede llevar también a un desequilibrio en los nutrientes.
Pero también existen causas religiosas, filosóficas, ecológicas y económicas, entre otras, que hacen que algunos padres, seleccionen para sus hijos dietas no convencionales, como son las vegetarianas, lo que provoca deficit nutricionales.

Dietas vegetarianas ¿Es apropiado incorpóralas en lactantes y niños?

Las dietas vegetarianas excluyen el consumo de carnes, pero generalmente incluyen productos como lácteos y/o huevos. Aunque también existen algunas dietas muy estrictas, que no contemplan el consumo de alimentos de origen animal, que son las llamadas “Veganas”.

El problema con este tipo de dietas, en las etapas tempranas de la vida, radica en que los vegetales y legumbres son pobres en calorías y colesterol. Por otro lado al tener alto contenido de fibras impiden la absorción de hierro y calcio.

Frente a esto, es importante saber que los lactantes, niños y adolescentes, durante las etapas de crecimiento, requieren altos porcentajes de calorías y de nutrientes para su normal desarrollo, por lo que este tipo de dietas puede originar carencias nutricionales.

Algunas de las carencias nutricionales que provoca incluyen:

  • Déficit de calorías por la falta del aporte calórico de los lípidos de las carnes. Esto lleva a una pobre ganancia de peso, y provoca que el organismo del niño utilice sus propias proteínas como fuente de energías con riesgo de desnutrición
  • Bajo aporte de proteínas plásticas y aminoácidos esenciales, que causan retraso en el desarrollo y crecimiento
  • Pobre aporte de grasas, que puede llevar a déficit de vitaminas liposolubles A,D,E,K, con sus respectivos complicaciones
  • Déficit de ácidos grasos esenciales presentes en el aceite de pescado, como el Omega-3, los cuales son esenciales para el desarrollo neurológico del lactante y del niño
  • Déficit de Vitamina B12, lo que produce anémia
  • Carencia de Hierro, Calcio y Zinc, que tiene graves consecuencias como anemia, raquitismo y osteoporosis

Es importante aconsejar a los papás que son vegetarianos o veganos, que a sus hijos (lactantes y niños) se les incorpore una dieta más flexible, que incluya lácteos y huevo (Dieta ovo-lacto-vegetariana).

Además, se debe realizar el control estricto con el pediatra para conocer el estado nutricional y del desarrollo normal del niño.

En el caso de que exista una carencia de calcio, hierro y vitaminas, provocada por estas dietas, se indicarán suplementos nutricionales, en forma medicamentosa, para cubrir todos los requisitos nutricionales necesarios.

Recomendaciones para incorporar una alimentación saludable en nuestros hijos

  • Realizar y cumplir una planificación alimentaria que incluyan las 4 comidas principales y una o dos colaciones (desayuno, almuerzo, merienda y cena)
  • Asegurar que la dieta aporte proteínas de alto valor biológico, incorporando calcio, hierro, zinc y vitaminas del complejo B, a través de lácteos, carnes blancas (pollo, pescado) y rojas (vaca, cerdo)
  • Consumir vegetales, frutas y legumbres, ya que son importantes para el aporte de energías en base a grasas insaturadas e hidratos de carbono complejos, así como en el aporte de fibras
  • Tomar diariamente abundante cantidad de agua

Además, los papás deben hacer en forma periódica, el control de salud con su pediatra,  a los fines de detectar tempranamente carencias nutricionales y/o riesgos de déficit o de exceso del peso del niño.

Incorporar hábitos alimentarios saludables desde edades tempranas permite prevenir enfermedades crónicas como las cardiovasculares, la obesidad y la diabetes.