Efecto sobre la salud de los niños

Durante todo el año es necesario que los niños estén bien hidratados. El consumo de líquidos, además de hidratar, está relacionado también a refrigerios y meriendas.

Es importante tener en cuenta que tipo de bebidas consumir, porque los jugos y gaseosas tienen un alto contenido de azúcares que aportan calorías “vacías” al organismo.

Para lograr una alimentación saludable es importante incorporar  una variada cantidad de alimentos.

Jugos naturales, jugos artificiales, gaseosas ¿Cuál es la mejor opción?

Jugos naturales: tienen las cualidades y beneficios de la fruta o el vegetal de origen. Son ricos en vitaminas, minerales, fibras y agua. Se recomienda, por lo menos una vez al día, consumir una fruta cítrica, una verdura, o sus jugos derivados.

Jugos artificiales y gaseosas son productos artificiales, a base de colorantes, conservantes, estabilizantes y sabores químicos. Se caracterizan por tener un elevado contenido de hidratos de carbono y sodio (sal) y una alta osmolaridad (concentración de moléculas que atraen agua). Estas bebidas sólo aportan calorías “vacías” que no son nutritivas.

Algunos jugos artificiales y gaseosas son mal llamados “leche”, como los jugos de soja o los “jugos de leche”. Su contenido de proteínas varía entre 0,5 y 0,7 gramos por cada 100 ml, en comparación con la leche de vaca, que tiene en su composición 3,1 gr de proteínas por cada 100 ml.

Los jugos artificiales y gaseosas poseen muchas calorías y bajo contenido de nutrientes.

El exceso de glucosa en el organismo se deposita en forma de grasa lo que puede provocar problemas de obesidad.

No se aconseja el consumo de jugos artificiales azucarados ni de gaseosas en niños y adolescentes. Solo en casos excepcionales o situaciones festivas.

Agua – La mejor opción

Es indispensable proveer agua a nuestro cuerpo a través de frutas y vegetales. Además, es sumamente importante tomar agua “libre” potable (pura y sin agregados) durante todo el día para tener una vida saludable.

Consecuencias sobre la salud de niños y adolescentes

  • Aumento de caries dentales
  • Sobrepeso y Obesidad
  • Enfermedades crónicas no transmisibles:  Diabetes Mellitus Tipo 2 y Síndrome Metabólico
  • Enfermedades Cardiovasculares
  • Hipertensión Arterial
  • Riesgo de Infarto Cardíaco
  • Osteopenia y Osteoporosis (Riesgo de fracturas)
  • Degradación de la masa muscular

Efecto de los Hidratos de Carbono de absorción rápida (azúcares como sacarosa, fructosa, sorbitol) de los jugos artificiales y gaseosas

Los jugos artificiales y gaseosas tienen entre 18 y 20 gramos de azúcares cada 100 mililitros (5 veces más que la leche de vaca)

  • Elevación rápida de los niveles de glucosa en sangre (Riesgo de Diabetes).
  • El alto contenido de azúcar no permite hidratar, sino que aumenta la sed y puede provocar vómitos y diarrea.
  • Las bebidas “cola” tienen altos contenidos de cafeína y de fosfatos, lo que produce un aumento de la frecuencia cardíaca y de la tensión arterial.

¿Cómo puedo crear hábitos saludables?

Para prevenir posibles problemas de salud es importante evitar que los niños beban este tipo de bebidas artificiales,  por lo que es necesario poner en práctica estas recomendaciones:

  • Acostumbrar a los niños al consumo de agua libre, sin saborizantes ni otros agregados.
  • Restringir la disponibilidad de bebidas azucaradas.
  • Usar leche semidescremada sin agregado de azúcar, como desayuno y merienda.
  • Los padres deben acompañar a los niños en estos hábitos saludables para reforzar sus conductas a través del tiempo.
  • Evitar el consumo de bebidas deportivas en niños y adolescentes, ya que su uso está limitado a atletas de alto rendimiento, por el alto contenido en azúcar y sodio.
  • La bebida nutritiva por excelencia para niños y adolescentes es la leche de vaca semidescremada o descremada, sin agregado de azúcar.