Las quemaduras entre los 2 a 5 años son lesiones muy frecuentes. La cocina es uno de los lugares más peligrosos de nuestras casas donde se producen las quemaduras. A ello debemos agregar que en estas edades los niños tienen una necesidad permanente de adquirir nuevos conocimientos y de investigar propios de su crecimiento y desarrollo. La cocina es también el lugar donde por lo general el niño come, y es en ese momento cuando deben tomarse importantes precauciones.

Las quemaduras son lesiones que pueden ser de leves a graves e incluso producir la muerte, dependiendo no solo de la extensión, sino de la profundidad y de la localización.

Los riesgos son los mangos de utensilios de cocina asomando en las mesadas, la presencia de artefactos eléctricos ( tostadoras, hornos microondas, hornos eléctricos, cuchillos eléctricos), líquidos y comidas muy calientes, puertas de hornos, entre otros.

Es fundamental cocinar en hornallas traseras, los mangos o manijas de los recipientes que están al fuego deben orientarse hacia adentro para que no puedan ser alcanzados. Las llaves de paso de gas deben cerrarse cada vez que las hornallas no sean utilizadas. Los elementos calientes deben estar fuera del alcance y de la visión de los niños.

La mejor prevención es la supervisión permanente de un adulto responsable. Un “ minuto” sin vigilancia puede ser suficiente para generar una situación de riesgo.

  • No dejar nada sobre las mesadas que llame la atención y que pueda estar al alcance de los pequeños.
  • No dejar cerca de cocinas y mesadas: sillas o bancos que los niños puedan usar para treparse.
  • Dejar los fósforos y encendedores de llama o de chispa debidamente guardados.
  • También debe tenerse cuidado con las sustancias combustibles: kerosene, solventes en general, los cuales deben estar debidamente guardados en recipientes apropiados y nunca en botellas o envases que puedan ser confundidos con líquidos como gaseosas o jugos. 

La cocina no debe ser lugar de juegos ni de paso obligado y menos aún durante el tiempo de preparación de las comidas.

A  medida que los niños comienzan a comprender, se les debe indicar todos los peligros que existen en la cocina  y explicarles que hay acciones o actividades que solo pueden hacer los adultos.

Los primeros cuidados son muy importantes:

Lo fundamental es sencillamente eliminar la causa de la quemadura; apagar las llamas, retirar el producto químico de contacto o combustible.

Refrescar de inmediato la zona quemada: podemos aplicar agua en abundancia, evitando siempre que sea muy fría, porque podemos provocar más daño. Previamente, hay que quitar al quemado ropas, joyas y todo aquello que mantenga el calor.

Colocar sobre la lesión gasas o paños limpios, humedecidos en agua. De hacer vendaje debe ser flojo.

Consultar a su médico pediatra o servicios de emergencia dependiendo de gravedad de quemaduras.

Lo importante también es que no debe hacerse: aplicar pomadas, pasta dentífrica, enfriar demasiado la región afectada, romper las ampollas, ya que abrimos una puerta de entrada a gérmenes, dejar esto al equipo de salud.

ARTICULOS SIMILARES