Para proteger a tu hijo es importante tener en cuenta que los niños tienen más probabilidad de sufrir lesiones involuntarias que de padecer otra enfermedad. Las lesiones que se pueden producir en el bebé pueden ser importantes pero todas se pueden prever, por ello debemos aprender a hacer prevención de lesiones. La llegada del bebé es un momento muy especial para una familiar. Nos damos cuenta de la necesidad de cuidados en los que nunca habíamos pensado. Sabemos que los recién nacidos dependen enteramente de nosotros y esta responsabilidad nos da fuerzas y nos obliga a a saber cómo prevenir las lesiones.

 ¿Dónde ubicarlo cuando está despierto?

*No dejar solo al bebé en un sitio alto: mesa, bebesit, cambiadores, camas. Al cambiarlo, siempre, tener todos los elementos a mano, de modo tal que no sea necesario darse vuelta o alejarse para buscarlos.*Colocar al recién nacido en un lugar seguro, como una cuna o corralito, cuando no se lo puede atender.

¿Cómo cuidarlo cuando comienza a moverse por su cuenta?

* A medida que crece, experimenta y eso es muy bueno para su desarrollo, siempre bajo la mirada del adulto que lo cuida.* Los andadores son inútiles y peligrosos. No ayudan a aprender a caminar y posibilitan que los niños caigan, se lastimen, se quemen o alcancen objetos que pueden dañarlos. Por eso aconsejamos no usar andador.

* No manejar líquidos calientes con el bebé en brazos, ni usar manteles que el bebé pueda tirar y echarse encima alimentos o esos líquidos.

* Proteger estufas, hornos y calefactores.

* Si el niño se quema, colocar el sitio quemado bajo el agua fría, no colocar cremas ni pasta dentífrica ni otras sustancias. Cubrir con una venda o trapo limpio y seco, llevar a la Guardia.

* Remedios y sustancias tóxicas deben estar fuera de su alcance.

 ¿Qué cuidados tomar al salir de casa?

* El traslado del bebé en automóvil debe realizarse en sillas de seguridad desde el primer día de vida. Deben estar fijadas al asiento trasero, en sentido contrario al de la marcha del vehículo.

* En colectivos y otros transportes públicos, no viajar en el primer asiento. Siempre pedir ayuda para y subir por la puerta delantera.

* Es muy peligroso transportar recién nacidos en bicicletas o motos.

*Tomar precauciones cuando se visita casa de abuelos o amigos que no están organizados para recibir un bebé.