Definición

Se denomina otitis a la inflamación del oído. Según su localización, en las diferentes partes de la anatomía del oído, podemos clasificar a la misma en:

  • Otitis Externa u otitis del nadador.
  • Otitis media.

Otitis Externa

Inflamación del conducto auditivo externo –desde el pabellón auricular u oreja hasta la membrana timpánica.

Generalmente la afección es de un solo oído.

Causas 

Una de las causas de esta enfermedad es el remanente de agua que puede llegar a quedar en el conducto luego del uso de la pileta o de un baño ya que se produce una atmosfera favorable para el crecimiento de las bacterias. Otras causas seria el uso de hisopos, el colocarse los dedos u otros objetos, que puedan dañar la piel del conducto generando inflamación del mismo.

Síntomas

  • Dolor de oído, que puede ser moderado a severo. Es el síntoma más común.
  • Pérdida transitoria de audición
  • Salida de líquidos como pus o agua del conducto.

Tratamiento

Se pueden utilizar gotas óticas, con base de corticoides junto con antiinflamatorios y analgésicos tales como el ibuprofeno para calmar el dolor y reducir la inflamación.

En casos extremos, los cuales no cede la inflamación con el uso de este tratamiento, se pueden agregar antibióticos, que pueden ser administrados por vía oral o en suspensión como gotas óticas.

Prevención

La mejor forma de prevención es el evitar que el oído se moje. Esto se logra con la utilización de tapones para los oídos, cuando uno se baña o mientras nada en una pileta,  o utilizando alcohol boricado, luego de una inmersión, junto con un buen secado de las orejas, sin introducir objetos en el conducto.

Complicaciones

Las complicaciones de la otitis externa son raras, pero pueden ser muy severas.

Una de las complicaciones más temidas, es la inflamación del hueso subyacente al conducto, lo que se conoce con el nombre de otitis externa maligna y requiere cirugía como tratamiento.

Otitis Media

Inflamación de la caja timpánica –desde la membrana timpánica hasta el laberinto auditivo.

Es una enfermedad muy común en los niños de 6 a 18 meses, aunque cualquier persona puede padecerla.

Síntomas

  • Dolor de Oído
  • Fiebre mayor a 38°
  • Sensación de oído lleno de líquido.
  • Pérdida de audición
  • Falta de apetito (en niños)
  • Irritabilidad (en niños)
  • Rinitis

Causas

La mayor parte de esta enfermedad son causadas por infecciones virales o bacterianas.

Muchas veces las infecciones del tracto respiratorio alto (sinusitis, faringoamigdalitis, faringitis u otras) pueden causar otitis media por comunicación directa con el oído medio.

Niños pequeños son los más vulnerables a este tipo de infecciones por la estrecha comunicación entre los distintos sectores del tracto respiratorio.

Tratamiento

La mayoría se trata de infecciones virales, con lo cual se autolimitan en pocos días.

Para aliviar el dolor de oídos, que puede ser incapacitante en los niños, como así también la fiebre, se puede utilizar paracetamol o ibuprofeno, siempre a dosis pediátricas.

Antibióticos en gotas óticas o por vía oral también pueden ser utilizados si los síntomas no se autolimitan o si la infección es severa. El de uso más frecuente es la amoxicilina por vía oral y la ofloxacina en gotas óticas.

Complicaciones

La inflamación puede afectar también el hueso subyacente, causando mastoiditis. Si la infección es muy severa y no se trata adecuadamente puede causar, sobre todo en los niños, inflamación de las capas protectoras del cerebro, conocidas como meninges, causando  meningitis.

Otra complicación es la esclerosis o fusión de los huesecillos del oído medio, conocida como otoesclerosis, que puede causar sordera de tipo adquirida que requiere cirugía.