¿Qué es el Vértigo Paroxístico Posicional Benigno?

Es una de las causas más comunes de vértigo – sensación de mareo, en la que la persona puede sentir que está dando vueltas.

Se caracteriza por breves episodios de mareos, que pueden ir de leves a intensos.

Los síntomas son desencadenados por cambios específicos en la posición de la cabeza, como inclinar la cabeza hacia arriba o hacia abajo y al acostarse, agacharse o sentarse en la cama. También puede presentar sensación de pérdida de equilibrio al estar de pie o caminar.

Es un problema que puede resultar molesto para quien lo padece, pero rara vez es grave, excepto cuando seincrementael riesgo decaídas.

 ¿Cuáles con los síntomas?

Los signos y síntomas de vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB ) pueden incluir:

  • Mareo: sensación de que usted o su entorno se está girando o moviendo
  • Inestabilidad
  • Nauseas y vómitos.
  • Cefalea

Los síntomas pueden ser pasajeros, generalmente duran menos de un minuto. Y por otro lado, los episodios de VPPB pueden desaparecer por un tiempo y luego reaparecer.

Las actividades que dan lugar a los signos y síntomas de VPPB pueden variar de persona a persona, pero son casi siempre provocados por un cambio en la posición de la cabeza.

Las causas menos comunes de VPPB incluyen trastornos que dañan el oído interno o en raras ocasiones, el daño que se produce durante la cirugía de oído.

También se lo asocia con migrañas.

¿Cómo se produce?

En el oído interno hay una porción que se llama laberinto vestibular. Incluye tres estructuras en forma de bucle (canales semicirculares) que contienen sensores de fluidos y otras estructuras llamadas utrículo y sáculo. Estos últimos contienen cristales (otolitos) que se mueven ante movimientos de la cabeza.

En determinadas situaciones, estos cristales se pueden desprender y pasar a uno de los canales semicirculares –esto ocurre especialmente mientras se está acostado. El canal semicircular se vuelve sensible a los cambios de posición, dando como resultado un estado de mareos.

Dentro de los factores de riesgo, el más frecuente es la edad. Se presenta en personas mayores de 60 años, pero puede afectar a personas de cualquier edad.

 Complicaciones

Si bien es un problema que causa molestias en quien lo padece, rara vez causa complicaciones. Si estas se presentan pueden incluir vómitos frecuentes, que aumenta el riesgo a la deshidratación o aumentar el riesgo de caídas.

 Diagnóstico

Examen físico: Mareo ante movimientos determinados, que ceden en menos de un minuto (Ej: la persona acostada boca arriba, con la cabeza volteada hacia un lado y levemente inclinada sobre el borde de la cama. Allí se examinan los movimientos involuntarios de los ojos de lado a lado)

Exámenes adicionales:

- Electronistagmografía (ENG) o videonistagmografía (VNG). El propósito de esta prueba es detectar el movimiento anormal de los ojos.

- Resonancia magnética (RMN). Para descartar un neurinoma del acústico – un tumor cerebral benigno del nervio que lleva la información auditiva desde el oído interno hasta el cerebro – o de otras lesiones que pueden ser la causa de vértigo.

 Tratamiento

- El medico puede realizar un procedimiento llamado Reposicionamiento canalicular, que comprende maniobras simples para el reposicionamiento de los otolitos. Estos  ejercicios movilizan dichas partículas, que pueden disolverse, separarse o volver a adherirse a la membrana donde se desprendieron. También podrían quedarse simplemente en el canal, donde no causarán mareos u otros síntomas. El objetivo es mover las partículas de los canales semicirculares llenos de líquido en el oído interno hacia un área abierta (vestíbulo), donde no causan problemas y son más fácilmente reabsorbidas.

- Medicamentos el más utilizado es clorhidrato de difenhidramina.

- Si las anteriores medidas no son suficientes, podrá intentarse un procedimiento quirúrgico.