Definición

Una luxación es la separación permanente de las dos partes de una articulación, es decir, se produce cuando se aplica una fuerza extrema sobre un ligamento, produciendo la separación de los extremos de dos huesos conectados.

En el caso de la luxación de tobillo, se separa la tibia de el astrágalo.

Causas y Factores de Riesgo

Las dislocaciones generalmente son causadas por un impacto súbito a la articulación y con frecuencia se presentan después de un golpe, una caída u otro trauma. Y con mucha frecuencia se asocian a fracturas.

Signos y Síntomas

  • Dolor agudo.
  • Impotencia funcional inmediata y absoluta.
  • Aumento de volumen.
  • Deformidad.

Complicaciones

  • El desgarro de los músculos, ligamentos y tendones que refuerzan la articulación lesionada
  • Daño nervioso en los vasos sanguíneos, o alrededor de la articulación
  • Susceptibilidad a una nueva lesión si usted tiene un trastorno grave
  • Desarrollo de artritis en la articulación afectada a medida que envejecen

Diagnóstico

Se hace mediante una exploración radiológica en los dos planos, en la que se ve la pérdida de contacto permanente de las superficies articulares, total o parcial. Si bien, en muchísimas ocasiones se evidencia por signos externos como deformidad, posturas especiales, etc.

Tratamiento

Las luxaciones de tobillo tienen los siguientes tratamientos:

  • Maniobra para reducir la luxación y devolver al hueso a su posición natural.
  • Inmovilizar la articulación dañada.
  • Cirugía en casos más graves.
  • Terapia física para recuperar el movimiento completo de la articulación lesionada.

Primeros auxilios en caso de luxación

En estos casos, lo primero que se deberá hacer será:

  • Inmovilizar la articulación afectada.
  • Aplicar hielo sobre la zona de la lesión para producir analgesia.
  • Reposo absoluto de la zona (no hacer masajes).
  • Cuando una persona presenta una luxación, no se debe tratar de colocar el miembro afectado en su lugar bajo ningún concepto, ni tampoco se debe administrar ningún medicamento ni pomada (excepto si un médico lo prescribe).
  • Trasladar a un centro hospitalario para las correspondientes pruebas, donde si es necesario se pondrá una férula.

 Prevención de la luxación de tobillo

Las medidas preventivas para evitar sufrir una luxación de tobillo son:

  • Calentamiento antes de realizar cualquier actividad deportiva.
  • Hacer ejercicio para aumentar la flexibilidad de las articulaciones y la resistencia de los ligamentos.
  • Fortalecer la musculatura de los tobillos mediante ejercicio.
  • Utilizar elementos de protección en los tobillos al realizar deportes de contacto.
  • Usar calzado cómodo.
  • Evitar pisar terrenos resbalosos para prevenir caídas que puedan derivar en luxación.

ARTICULOS SIMILARES