¿Qué es la Enfermedad Celíaca?

La enfermedad celíaca (conocida también como Esprúe celiaco y  Enteropatía por hipersensibilidad al gluten) es la enfermedad malabsortiva más frecuente en la especie humana. Es una patología crónica, autoinmune que se caracteriza por una lesión inflamatoria de la mucosa del intestino delgado, con afectación de la absorción de nutrientes. Se produce por una hipersensibilidad a la gliadina del trigo y proteínas similares de los cereales (trigo, avena, cebada, centeno). La lesión que se produce revierte con la supresión del gluten de la dieta y reaparece con la reintroducción del mismo. Tiene una gran asociación genética, ya que el 95% de los pacientes con esta patología expresan un gen en común (HLA DQ2).

Es más frecuente en personas de piel blanca, mujeres jóvenes y en zonas de climas tropicales, aunque puede manifestarse a cualquier edad.

 ¿Por qué sucede?

La etiología de la enfermedad radica en la sensibilidad del paciente al glúten, un componente protéico del trigo, avena, cebada y centeno, que produce una reacción inflamatoria crónica en la mucosa del intestino delgado, con un componente autoinmune. La interrelación de factores genéticos predisponentes, respuesta inmune inapropiada del huésped y factores medioambientales, ocupa un lugar central en la patogenia de la enfermedad.

¿Cuáles son los signos y síntomas?

Son variados, no se presentan de igual manera en todos los pacientes, aunque la pérdida de peso, diarrea,  dolor abdominal y distensión abdominal son muy frecuentes y hacen sospechar fuertemente la enfermedad. Además de la sintomatología clínica, hay cambios histopatológicos específicos que definen la enfermedad.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Diarrea  (generalmente esteatorrea: diarrea grasosa, maloliente)
  • Pérdida de peso
  • Distensión abdominal
  • Dolor abdominal
  • Meteorismos
  • Síndrome de malabsorción intestinal (50% de los pacientes)
  • Déficits nutritivo: hierro, vitamina B12, vitamina D
  • Anemia ferropénica

Otros:

  • Talla baja
  • Dermatitis herpetiforme (enfermedad de During)
  • Fatiga, depresión, irritabilidad
  • Retardo en menarca
  • Abortos a repetición. Infertilidad
  • Osteopenia del adulto. Osteoporosis
  • Calambres musculares

 ¿Cómo se diagnostica?

Hay formas clínicas, imagenológicas, histopatológicas y análisis de laboratorio que orientan y ayudan a realizar el diagnóstico preciso de la enfermedad.

Sospecha Clínica:

Detectando los signos y síntomas antes descriptos

Test de malabsorción grasa (test de Van de Kamer)

Aunque puede haber malabsorción específica de nutrientes, la mayoría de los pacientes con malabsorción clínicamente relevante presentan esteatorrea y por lo tanto, su documentación cuantitativa es fundamental.

El Mejor test de cribado de malabsorción es la cuantificación de grasa en heces de 24 horas. Se considera patológico 7 g o más cada 24 h. Se puede utilizar también un estudio cualitativo de grasa en heces (por tinción de Sudán) que es fácil y barato, aunque puede dar falsos negativos cuando la esteatorrea es leve.

 Test de D- Xilosa:

Es para diferenciar la causa de la esteatorrea, si se confirma. Una prueba de excreción urinaria de xilosa normal (más de 5gr en 5 horas) orienta hacia una afección pancreática y si está alterada, hacia una enfermedad del intestino delgado.

Pruebas Serológicas:

Para confirmar sospecha, es pertinente determinar si hay disminución de hierro, folatos y complejos vitamínicos, como así también calcio, colesterol y proteinemia.

Determinación de IgA:

  • IgA sérica total
  • Anti reticulina (a veces)
  • Anticuerpos antigliadina (AGA)
  • Anticuerpos antiendomisio (EMA).
  • Anticuerpos antitransglutaminasa tisular (tTG).
  • Anticuerpos antipéptidos deaminados de gliadina (DGP).

 Estudios radiológicos:

Todos los pacientes con malabsorción deben tener un estudio radiográfico del intestino delgado. Los tradicionales hallazgos radiológicos que sugieren malabsorción incluyen la floculación del bario y la fragmentación y segmentación de la columna de bario. Sin embargo, estos patrones son más difíciles de demostrar hoy día debido a la utilización de productos de bario que contienen una suspensión no floculante. Dado que los datos radiológicos suelen ser inespecíficos, el valor actual más importante del estudio radiológico es el de localizador de la lesión.

 Endoscopía

Mucosa plana o festoneada, o normal a simple vista.

 Biopsia

Enteritis difusa, con atrofia marcada o pérdida total de las vellosidades, pérdida del borde en cepillo, aumento de linfocitos intraepiteliales. Criptas con actividad mitótica aumentada, alargadas, hiperplásicas y tortuosas. Aumento general de células plasmáticas, linfocitos, macrófagos, eosinófilos y mastocitos.

 ¿Cuál es el tratamiento y su prevención?

El tratamiento consiste en aportar los nutrientes que falten y proporcionar una dieta libre en gluten. Habitualmente se obtiene una mejoría en semanas, que es antes clínica que bioquímica e histológica, pero a

veces puede tardar bastantes meses en mejorar. No se puede curar la enfermedad, pero sí controlarla.

ARTICULOS SIMILARES