Definición

La disección aguda de aorta es una condición clínica grave que generalmente pone en riesgo la vida rápidamente.

A pesar de que la disección de aorta torácica es infrecuente, el curso maligno que la misma suele presentar, la convierte en una importante causa de morbimortalidad.

La disección de aorta suele ocurrir a edades más tempranas en hombres que en mujeres (50 años Vs 60 años respectivamente).

Los síntomas pueden imitar a los de otras enfermedades, razón por la cual su diagnóstico pasa inadvertido hasta etapas más avanzadas.

La incidencia de Disección Aortica es desconocida en nuestro país pero se cree es cercana al 2.9 – 3.5 por cada 100.000 habitantes al año, registros de Estados Unidos.

Causas y factores de riesgo

La disección de aorta ocurre frecuentemente en un área de debilidad de la pared de la misma en la cual se separan la capa interna y media formando un trayecto por el cual transcurre la sangre. Es frecuentemente afectada por Hipertensión Arterial no controlada (el consumo de tabaco suele acelerar este proceso) o puede nacer con esta condición secundario a enfermedades hereditarias de tejido conectivo tales como: Síndrome de Marfán y Síndrome de  Ehlers – Danlos. Síndrome de Turner y válvula aortica bicúspide.

Otros factores de riego son: ateroesclerosis, sexo masculino, edad, consumo de cocaína, embarazo, aneurisma de aorta previo y coartación de aorta.

Raramente la Disección de Aorta puede deberse a un traumatismo de tórax (accidente vehicular).

Clasificación

La disección de aorta torácica suele clasificarse en dos grupos:

Según que porción de la misma esté afectada:

  • Tipo A: involucra la aorta en su nacimiento en el corazón y el cayado de la misma. Es la forma más común y grave. Puede extenderse al resto de la aorta descendente.
  • Tipo B: involucra aorta torácica descendente y aorta toracoabdominal y solo puede extenderse hacia el abdomen.

 

Según el tiempo de evolución:

  • Aguda: inmediatamente desde el inicio de los síntomas y/o antes de los 14 días de la presentación de los mismos).
  • Crónica: luego de los 14 días de su primera manifestación.

Signos y síntomas

  • Dolor de espalda súbito y severo frecuentemente descripto como desgarrante o quemante que se irradia al cuello o zona lumbar.
  • Desmayo.
  • Dificultad Respiratoria.
  • Sudoración.
  • Pulso débil en un brazo, comparado con el contralateral.

Diagnóstico

El diagnóstico de la disección de aorta suele ser muy dificultoso debido a que los síntomas  y signos son similares a los de otras enfermedades cardiovasculares:

Generalmente los médicos sospechan disección aortica cuando están presentes algunos de los siguientes:

  • Dolor de pecho súbito, intenso y desgarrante
  • Ensanchamiento del arco aórtico en la radiografía de tórax.
  • Diferencia de presión entre brazo izquierdo y brazo derecho.

Aunque estos hallazgos clínicos son sugestivos se necesitan algunos métodos de diagnóstico por imágenes más sensibles para llegar al diagnóstico definitivo.

  • Tomografía Axial Computada (TAC): Usualmente se inyecta un medio de contraste para visualizar con mejor calidad las arterias durante el mismo.
  • Resonancia magnética Nuclear (RMN)
  • Ecocardiograma Transesofágico (ETE): La cual es el método de elección para visualizar y comprobar el compromiso de la válvula aórtica en las disecciones tipo A.
  • Ecocardiografía Transtorácica ( ETT)

Complicaciones

La disección de aorta que no recibe rápido tratamiento puede llevar a complicaciones tales como:

  • Muerte, debido a sangrado interno severo principalmente alrededor del corazón (Disección Tipo A).
  • Fallo renal o Isquemia intestinal que amenaza la vida (Disección Tipo A y B).
  • Accidente cerebrovascular (Disección Tipo A).
  • Insuficiencia de Válvula aortica, debido a daño directo sobre la misma (Disección Tipo A).
  • Paraplejia ( Disección Tipo A y B).

Tratamiento

La disección de aorta es una emergencia médica y como tal requiere un tratamiento inmediato el cual puede variar según que porción de la misma esté involucrada.

La disección aortica Tipo A suele asociarse con mortalidad del 80 % cuando es abordada con tratamiento médico, mientras que la misma desciende al 10 % cuando se utiliza tratamiento quirúrgico de urgencia (lo cual constituye el tratamiento de elección). La mortalidad aumenta 2 % cada hora que se retrasa el diagnostico.

Durante el procedimiento quirúrgico el cirujano reemplaza la porción de aorta afectada por una prótesis sintética tubular.

La disección Aortica Tipo B puede ser tratada tanto con tratamiento médico como quirúrgico en la cual el procedimiento es similar al anterior.

Cuando está indicado tratamiento médico el control estricto de tensión arterial parece ser el eje fundamental ya que evita que el cuadro empeore y permite una aamejor preparación para el abordaje quirúrgico.

Distintos estudios han demostrado que en la Disección aortica Tipo B el índice de mortalidad disminuye cuando se utiliza tratamiento quirúrgico percutáneo (Stents: dispositivos tubulares de alambre) en aquellos pacientes con hipertensión arterial y dolor refractario, logrando disminuir en los mismos la sintomatología y morbimortalidad.

Luego de la terapéutica adecuada muchos pacientes necesitan tomar medicación antihipertensiva de por vida y seguimiento con estudios de imágenes dependiendo de su condición previa y posibles complicaciones asociadas.

 Prevención

  • Control adecuado de la Presión Arterial (constituye el factor más importante).
  • No Fumar.
  • Mantener el peso corporal ideal y control estricto de colesterol en sangre.
  • Consultar e informar a su médico si usted tiene antecedentes familiares de enfermedades del tejido conectivo y aneurisma de aorta diagnosticado.

Debería solicitar atención médica de urgencia si presenta signos y síntomas como severo dolor de pecho, falta de aire o pérdida de la conciencia. Aunque no siempre significa un problema serio, es preferible un chequeo rápido ya que una rápida detección y tratamiento adecuado pueden salvar su vida.

 Conclusión

  1. La Disección de aorta continúa siendo un evento catastrófico que requiere intervención quirúrgica urgente.
  2. Las causas desencadenantes más frecuentes son  Hipertensión arterial,  Tabaquismo,  Enfermedades del tejido Conectivo y Aneurisma de aorta.
  3. La manifestación clínica más frecuente es dolor refractario a tratamiento con analgésicos e hipertensión arterial sostenida.
  4. Ante cualquier duda debe consultar a su centro de salud más cercano para una correcta valoración profesional.