Definición

Son sensaciones de latidos cardíacos que se perciben como si el corazón estuviera latiendo con violencia o acelerado. Pueden sentirse en el pecho, la garganta o el cuello.

Usted puede tener conciencia desagradable de sus propios latidos y/o sentir como si los latidos se saltaran o se detuvieran.

Nuestro corazón late normalmente entre 60 a 100 latidos por minuto en reposo y va más rápido cuando hacemos ejercicio o sentimos dolor. Cuando estas variaciones del latido son anormalmente rápidas (taquicardia) o lentas (bradicardia) se produce una arritmia. En personas que hacen ejercicio habitualmente o que toman medicamentos para reducir el ritmo cardíaco, la frecuencia puede caer por debajo de 55 latidos por minuto.

Causas

  •    Anemia
  •    Ansiedad, estrés o miedo
  •    Cafeína
  •    Ciertos medicamentos, incluyendo aquellos para tratar la enfermedad

tiroidea, el asma, la hipertensión arterial o los problemas cardíacos

  •    Cocaína
  •    Ejercicio
  •    Fiebre
  •    Hiperventilación
  •    Bajos niveles de oxígeno en la sangre
  •    Valvulopatía cardíaca
  •    Nicotina
  •    Hiperactividad de la tiroides
  •    Bajo niveles de potasio en sangre
  •    Cardiopatías

 

Cuándo contactar a un profesional médico

  • Palpitaciones primer episodio o características diferentes a los episodios habituales.
  • Factores de riesgo para cardiopatía isquémica, como colesterol alto, diabetes o hipertensión arterial.
  • Su pulso es de más de 100 latidos por minuto (sin ejercicio, ansiedad ni fiebre).

 

Los siguientes síntomas requieren atención inmediata:

  • Pérdida de la conciencia
  • Dolor torácico
  • Dificultad respiratoria
  • Sudoración inusual
  • Vértigo o mareo
  • Visión borrosa

 

Al consultar al médico:

Se le realizará examen físico minucioso. Le harán un electrocardiograma.

Si el médico descubre que usted tiene un ritmo cardíaco anormal, se puede solicitar otros exámenes, como:

  • Monitor Holter durante 24 horas u otro tipo de monitor cardíaco por dos semanas o más
  • Ecocardiograma
  • Estudio electrofisiológico (EEF)
  • Angiografía coronaria

 

Cuidados en el hogar:

  • Reducir la ingesta de cafeína y nicotina.
  • Reducir el estrés y la ansiedad. Realizar ejercicios de respiración o relajación profunda.
  • Realizar actividad física de manera regular.
  • No fumar.