OSTEOARTROSIS

Qué es?

Es una enfermedad crónica y degenerativa de las articulaciones, que afecta a adultos de mediana edad y  mayores. Se caracteriza por la degeneración del cartílago articular (amortiguador entre los huesos) y hueso subyacente,  así como el crecimiento óseo excesivo en algunos casos.

Puede afectar cualquier articulación, pero más frecuentemente rodillas, caderas, columna vertebral y manos.

El desgaste de estos tejidos puede producir dolor y rigidez en las articulaciones

Causas y factores de riesgo

La osteoartrosis puede clasificarse como primaria o secundaria. La osteoartrosis primaria es de causa desconocida, pero se cree que puede deberse a un resultado de eventos mecánicos y moleculares en la articulación afectada. Mientras que la osteoartrosis secundaria es causada por otra enfermedad, una infección, una lesión o deformidad.

Algunos factores de riesgo relacionados a la osteoartrosis:

  • Herencia
  • Obesidad
  • Lesión o uso excesivo de una articulación

Signos y síntomas

El síntoma guion de la patología es el dolor, que se acentúa ya sea por el uso excesivo de una articulación o la inactividad prolongada.  Seguido por la rigidez y los rangos de movilidad articular limitados.

Todos los anteriores aumentan con el paso de los años, si el paciente no consulta a su médico y realiza control de la enfermedad

Diagnóstico

El diagnóstico se vale de  la suma de:  la historia clínica completa del paciente, exámen físico y en algunos casos puede ayudar la radiografía convencional.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son los siguientes:

  • Reducir el dolor
  • Mejorar la movilidad articular
  • Prevenir el avance de la enfermedad

El tratamiento específico será prescripto por su médico, de acuerdo a:

  • La gravedad de la enfermedad
  • Su edad y estado general de salud
  • Tolerancia a determinados tratamientos médicos o procedimientos

El tratamiento incluye

  • Ejercicio aeróbico, fortalecimiento y de flexibilidad
  • Tratamiento térmico, el calor puede ayudar a reducir el dolor
  • Terapia física y ocupacional: Aminora el dolor, mejora la capacidad diaria de realizar actividades
  • Mantener el peso adecuado o adelgazar
  • Medicamentos para síntomas específicos, calmantes para el dolor o antiinflamatorios
  • Las inyecciones en las articulaciones. Imitan la cantidad y viscosidad del liquido articular normal
  • La cirugía puede ser necesaria para reparar o sustituir una articulación gravemente dañada.