Es una enfermedad desmielinizante, caracterizada por inflamación y destrucción selectiva de la mielina del sistema nervioso central, respetando en general el sistema nervioso periférico. Es de etiología desconocida y patogenia autoinmune y en el 75% de los casos, su curso en ondulante con exacerbaciones y remisiones en su sintomatología. Exceptuando los traumatismos, es la causa más frecuente de discapacidad neurológica en adultos jóvenes.

Epidemiologia

La esclerosis múltiple (EM) afecta más a las mujeres que a los hombres. El trastorno se diagnostica con mayor frecuencia entre los 20 y 40 años de edad, pero se puede observar a cualquier edad.

Etiología y patogenia

La etiología de la esclerosis múltiple se desconoce, sin embargo existe una clara susceptibilidad genética para el desarrollo. No obstante, parece necesaria la unión de varios factores ambientales incidiendo sobre un paciente con predisposición genética.

La EM es causada por el daño a la vaina de mielina, la cubierta protectora que rodea las neuronas. Cuando ésta cubierta de los nervios se daña, los impulsos nerviosos disminuyen o se detienen.

El daño al nervio es causado por inflamación, la cual ocurre cuando las células inmunitarias del propio cuerpo atacan el sistema nervioso. Esto puede ocurrir a lo largo de cualquier área del cerebro, el nervio óptico o la médula espinal.

Curso clínico

Se distinguen 4 formas evolutivas:

1)     Forma remitente en brotes (remitente-recurrente): El 85% de los pacientes presentan episodios de brotes de disfunción neurológica, que recurren en el tiempo y que, a medida que se repiten van dejando secuelas neurológicas. Se considera un brote a la aparición de síntomas o signos de déficit neurológico, de más de 24 horas de duración. Para considerar dos brotes distintos, tienen que afectar a distintas partes del SNC, y con un intervalo entre ellos de, al menos, un mes.

 

2)     Forma secundariamente progresiva: Con el paso de los años, los pacientes con forma recurrente-remitente presentan un deterioro lentamente progresivo sin claros brotes.

 

3)     Forma primaria progresiva: El 10% de los pacientes presentan un curso progresivo desde el comienzo de la enfermedad, sin brotes.

 

4)     Forma progresiva-recurrente: El 5% de los pacientes presentan deterioro progresivo desde el comienzo, pero en el curso de la enfermedad aparecen brotes.

Síntomas

Los síntomas varían porque la localización y magnitud de cada ataque puede ser diferente. Los episodios pueden durar días, semanas o meses.

La fiebre, los baños calientes, la exposición al sol y el estrés pueden desencadenar o empeorar los ataques.

Debido a que los nervios en cualquier parte del cerebro o la médula espinal pueden resultar dañados, los pacientes con esclerosis múltiple pueden tener síntomas en muchas partes del cuerpo.

Síntomas musculares:

  • Pérdida del equilibrio
  • Espasmos musculares
  • Entumecimiento o sensación anormal en cualquier área
  • Problemas para mover los brazos y las piernas
  • Problemas para caminar
  • Problemas con la coordinación y para hacer movimientos pequeños
  • Temblor en uno o ambos brazos o piernas
  • Debilidad en uno o ambos brazos o piernas

Síntomas vesicales e intestinales:

  • Estreñimiento y escape de heces
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Necesidad frecuente de orinar
  • Urgencia intensa de orinar
  • Escape de orina (incontinencia)

Síntomas oculares:

  • Visión doble
  • Molestia en los ojos
  • Movimientos oculares rápidos e incontrolables
  • Pérdida de visión (usualmente afecta un ojo a la vez)

Entumecimiento, hormigueo o dolor:

  • Dolor facial
  • Espasmos musculares dolorosos
  • Sensación de picazón, hormigueo o ardor en brazos y piernas

Otros síntomas cerebrales y neurológicos:

  • Disminución del período de atención, de la capacidad de discernir y pérdida de la memoria
  • Dificultad para razonar y resolver problemas
  • Depresión o sentimientos de tristeza
  • Mareos o pérdida del equilibrio
  • Hipoacusia

Síntomas sexuales:

  • Problemas de erección
  • Problemas con la lubricación vaginal

Síntomas del habla y de la deglución:

  • Lenguaje mal articulado o difícil de entender
  • Problemas para masticar y deglutir

La fatiga es un síntoma común y molesto a medida que la EM progresa y con frecuencia es peor al final de la tarde.

Diagnóstico

Los síntomas de la esclerosis múltiple pueden simular los de muchos otros trastornos neurológicos. La enfermedad se diagnostica descartando otras afecciones dada la ausencia de pruebas diagnósticas de certeza.

El diagnóstico clínico de la EM requiere la existencia de criterios de diseminación temporal (dos o más episodios de déficit neurológico, separados entre sí por al menos un mes sin nuevos síntomas) y diseminación espacial (síntomas y signos que indican al menos dos lesiones independientes en el sistema nervioso central).

Los exámenes complementarios útiles en el diagnóstico son:

  • Punción lumbar para examen del líquido cefalorraquídeo, incluyendo bandas oligoclonales en LCR.
  • La RMN de columna es importantes para el diagnóstico y seguimiento.
  • Estudio de la función neurológica (examen de potenciales provocados).

Tratamiento

No se conoce cura para la esclerosis múltiple hasta el momento.

1)     Tratamiento sintomático del brote: Administración de corticoides en altas dosis por vía endovenosa durante 3 a 7 días.

 

2)     Tratamiento para modificar el curso de la enfermedad :

  • El interferón Beta 1a, acetato de glatirámero, la mitoxantrona y el natalizumab.
  • Fingolimod.
  • El metotrexato, la azatioprina, la inmunoglobulina intravenosa y la ciclofosfamida

Pronóstico

El pronóstico es variable y difícil de predecir. Aunque el trastorno es crónico e incurable, la expectativa de vida puede ser normal o casi normal. La mayoría de las personas con esclerosis múltiple continúan desempeñándose en el trabajo con discapacidad mínima durante 20 años o más.

Los siguientes en particular tienen el mejor pronóstico:

  • Mujeres
  • Inicio de enfermedad a edades más tempranas (menos de 30 años)
  • Ataques infrecuentes
  • Patrón remitente-recurrente
  • Enfermedad limitada en estudios

La mayoría de las personas retorna a un desempeño normal o cerca de lo normal entre episodios. Lentamente, hay una mayor pérdida de funciones entre los ataques.

ARTICULOS SIMILARES