Definición

Los lipomas son tumores benignos (no cancerosos), de crecimiento lento, que provienen de las células de la grasa. Por lo general, son bultos redondos, movibles y aplanados que se encuentran debajo de la piel. Son blandos y pastosos o gomosos. Por lo general, los lipomas crecen en el cuello, los hombros, la espalda o los brazos. Los lipomas son el tumor no canceroso más común en los adultos. Pueden ocurrir a cualquier edad pero, a menudo, se presentan entre los 40 y los 60 años. A veces, se transmiten de padres a hijos. A veces, son provocados por una lesión. La mayoría de los lipomas no duelen, a menos que se aprieten o se lastimen.

Causas

Aunque se desconoce la causa exacta de los lipomas, se cree que una parte del trastorno puede tener un origen genético. Un paciente puede tener varios familiares cercanos con antecedentes de tumores grasos. Además, las lesiones menores pueden causar el desarrollo de lipomas, por lo que es importante controlar el cuerpo cuando el paciente experimenta una lesión.

La causa exacta de los lipomas es desconocida. Los lipomas tienden a darse en familias, los factores genéticos probablemente para desempeñar un papel en su desarrollo.

Algunos estudios han intentado determinar si el exceso de peso es una causa de lipomas. Sin embargo, estos estudios no han arrojado resultados concluyentes, y se necesita más investigación para determinar si el peso extremo juega un papel importante en lo que hace que se produzca un lipoma.

Síntomas

Por lo general, un lipoma crece durante años antes de ser visible. Es bastante común tener más de un lipoma. Usted puede observar un bulto o una hinchazón en alguna parte del cuerpo. Ante esto debe consultar a un medico para su examinacion. En algunos casos, un bulto puede ser un signo de un problema más grave

Diagnóstico

Para diagnosticar un lipoma, el médico puede someter al paciente a una serie de pruebas para evitar los falsos positivos. Entre las pruebas más utilizadas destacamos:

  • Un examen físico
  • Un cuestionario con el historial clínico del paciente
  • Se toma una muestra de tejidos del paciente (biopsia) para el examen de laboratorio
  • Una ecografía o prueba de imagen, tales como una resonancia magnética o una tomografía computarizada, si el lipoma es grande, tiene características inusuales o parece ser más profunda que el tejido graso

Hay una pequeña posibilidad de que un bulto se asemeje a un lipoma y puede ser en realidad una forma de cáncer llamado liposarcoma. Los liposarcomas o los tumores cancerosos en los tejidos grasos, crecen rápidamente, no se mueven bajo la piel y suelen ser dolorosas.

Una biopsia, resonancia magnética o una tomografía computarizada son las pruebas destinadas a hacer una correcta diagnosis por parte del médico.

Tratamiento

A pesar de que los lipomas son enfermedades poco comunes, por no ser cancerosos y no crecer de tamaño, no existen tratamientos médicos redactados que deban seguirse en un caso de lipoma.

Sin embargo, si el lipoma está en una zona que le molesta, es doloroso o está creciendo, el médico podría acordar con el paciente que el lipoma sea operado y se remueva.

Los tratamientos para el lipoma incluyen:

  • La extirpación quirúrgica: La mayoría de los lipomas son extirpados quirúrgicamente mediante resección del mismo. Las recurrencias después de las eliminaciones son poco comunes
  • Las inyecciones de esteroides: Este tratamiento reduce el lipoma, pero por lo general no elimina completamente el tumor. Este tipo de tratamiento se realiza cuando el lipoma desarrolla dolor, sensibilidad y enrojecimiento

Otras razones comunes para la cirugía son aumento de tamaño, bultos poco atractivos, o la cercanía a algún nervio, lo que puede provocar aumento de la presión y dolor en la zona.

El médico inyectará al paciente un anestésico local alrededor del lipoma, realizará una pequeña incisión en la piel, eliminará el crecimiento no canceroso, y suturará la incisión después de comprobar que finaliza el sangrado y la infección.

 

Complicaciones

En ocasiones, la hospitalización es necesaria para las complicaciones tales como un tumor grande situado cerca de un órgano interno.